Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una réplica de gran magnitud sacude L'Aquila

El pánico vuelve a aparecer en la localidad italiana de L'Aquila por las réplicas del devastador terremoto. La última, de 5,6 grados de magnitud en la escala de Richter, empeora la ya difícil situación en la zona central de Italia.
El terremoto, de magnitud parecida al del lunes, ha hecho caer partes de la iglesia de las Almas Santas en la Plaza del Duomo de L'Aquila, cuya cúpula estaba parcialmente derruida, además escombros de los edificios dañados por el anterior terremoto.
El seísmo de la madrugada del lunes, de 5,8 grados en la escala de Richter, ha dejado al menos 228 muertos y alrededor de 1.500 heridos.
Se complica el operativo
Tras estas réplicas y la lluvia caída en la zona han podido dificultar el operativo de los equipos de rescate que trabajan para encontrar entre los escombros posibles cadáveres de personas que se dieron por desaparecidas tras registrarse el fuerte temblor.
Miles de evacuados
Los equipos de rescate consiguieron rescatar con vida de los escombros a sesenta personas, según un balance provisional de las fuerzas de rescate italianas.
Además, las personas evacuadas ascienden de entre 70.000 a 100.000, que serán realojadas en hoteles de la costa o en tiendas de campaña distribuidas en la zona.
Un español herido
El joven español que estaba en la zona afectada por el seísmo y del que no se tenían noticias, se encuentra ya en un hospital cerca de Roma donde le curan las contusiones que presenta de las que la más grave es la rotura de una pierna, según han indicado fuentes diplomáticas.
Se trata de una persona que permanecía en la zona por actividades privadas y que no estaba registrado como residente ni viajero en las listas de la Embajada española en Italia por lo que ha sido complicado ponerse en contacto con él máxime cuando las líneas estaban "cortadas".