Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así se reparten los votos en las elecciones de Estados Unidos

Hace 56 años que nadie llega a la Casa Blanca sin ganar en Ohio, ya que el último que lo hizo fue Jhon F. Kennedy. La compleja composición demográfica de este Estado lo ha convertido en un espejo de la sociedad americana y ahora conseguir el respaldo de la mayoría de esa diversidad significa tener la llave para estar en el Gobierno.

Los estadounidenses no eligen directamente a su presidente sino que en cada uno de los 50 estados sus ciudadanos deben elegir a unos representantes llamados electores. Cada estado tiene un número de electores en función de su población y el político que gana en uno de ellos consigue todos sus electores. Es decir, quien gana 27 electores, gana la presidencia.

Hay muchos estados que no tienen un peso significativo en los sondeos previos, bien porque no cuentan con muchos electores o bien porque no suelen variar su intención de voto.

Los Estados denominados clave para ganar son Carolina del Norte, donde hay un empate técnico, Ohio y Florida, sobre todo Florida con sus 29 electores. Y es en este último donde Clinton Y Trump han echado el resto, pues desde el mes de septiembre ambos candidatos lo han visitado en más de 10 ocasiones.