Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

5 remedios exprés contra los excesos navideños

La Navidad es la época del año que tiene un sinfín de citas sociales que desembocan en comidas multitudinarias, las cuales hacen flaco favor al mantenimiento de la línea: entre principios de diciembre y el día 7 de enero, son incontables las ocasiones en las que nos reunimos en torno a la mesa para disfrutar de una comida más copiosa de lo habitual, llegando a consumir en torno a 2.000 calorías en cada comida.
Los llamados excesos navideños pueden contrarrestarse con una adecuada planificación pero, ¿qué sucede cuando ya estamos en plena "operación Navidad" sin habernos preparado previamente para que los conocidos "atracones" no pasen factura? Te desvelamos estos 5 remedios exprés para disimular los excesos navideños.
1.ALIMENTOS QUE SÍ SE RECOMIENDAN
El objetivo fundamental durante estas fechas es el de depurar, y por ello se deben complementar las grandes comidas de los días festivos con menús digestivos que ayuden al organismo a depurar al máximo y cuanto antes las calorías ingeridas. Para ello, la solución pasa por alimentos que ayuden a digestiones rápidas, ligeras y sin incidencias: alcachofas, cebolletas, yogures o lácteos sin lactosa, pomelo, o infusiones con efecto diurético, como el té verde.
2.ALIMENTOS NO RECOMENDADOS
El otro objetivo fundamental consiste en evitar comidas contundentes en la medida de lo posible: tanto alimentos que puedan provocar digestiones largas y pesadas, como alimentos que puedan hinchar el estómago y hacer patente a la vista el peso ganado durante las celebraciones navideñas. Por ejemplo, evitando el gas y contrarrestando el efecto de las bebidas que lo llevan (como el champán) con una reducción en el consumo de chicles o refrescos durante estas fechas; o evitando las especias y alimentos más picantes para favorecer el efecto "vientre plano". Un truco extra para aquellos que han estado entre fumadores durante las fiestas: alimentos como el repollo ayudan a contrarrestar los efectos nocivos del humo.
3.SEGUIR CON LA RUTINA DIARIA
Incluso durante las navidades no debemos dejar de lado nuestros hábitos cotidianos y entre comida y comida es importante realizar ejercicios suaves como salir a andar para mantener el cuerpo activo y listo para digestiones más fuertes; otro hábito que no debemos apartar es consumir mucha agua y fibra con los que ayudar al cuerpo a no perder el ritmo estas fiestas.
4.HÁBITOS DE SUEÑO
La ingesta de calorías durante estas fechas no es idéntico entre todos nosotros, pero los expertos sí hablan de un consumo de en torno a las 2.000 calorías en las comidas más contundentes de las Navidades. Al tratarse de un ritmo al que nuestro organismo no está acostumbrado, lo mejor es mantener las proporciones habituales en el resto de nuestras actividades del día a día para evitar que los excesos trasciendan: entre ellos, las horas de sueño. Dormir las horas habituales ayuda a frenar el hambre, fomenta la pérdida de peso y la quema de calorías, evita imperfecciones como las ojeras (que pueden acentuar los efectos de las comilonas navideñas) e, incluso, ayuda a controlar las porciones de alimentos al día siguiente.
5.UTILIZAR EL TRUCO DE LA GOMA
Mantener las apariencias es fundamental para disimular los kilos de más y por ello una de las soluciones estrella consiste en trucar el botón de los pantalones que se utilicen en el día a día con el conocido truco de la goma: utilizar una goma elástica para envolverla en torno al botón y pasarla por el ojal de los pantalones para abrocharlos ayudará a ganar entre dos y tres centímetros sin que esto trascienda a nivel visual. Remedio exprés donde los haya, nos hará sentir más cómodos durante las horas sentados.