Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reina del "electropop" arrasa y se corona en Madrid

Y llegó el día más esperado para los miles de incondicionales de Lady Gaga. La artista estadounidense ofreció este domingo el último concierto de su gira 'Monster Ball Tour' en España. Y como se esperaba...arrasó a su paso por el Palacio de los Deportes de Madrid, en un espectáculo electrizante en el que deleitó a sus 'fans' con sus temas más conocidos.
No obstante, el último concierto en España de Lady Gaga estuvo empañado por la venta de entradas duplicadas tras ser falsificadas, lo que impidió acceder al recinto madrileño a un millar de personas. Este hecho desencadenó momentos de tensión entre los servicios de seguridad y el numeroso público que se agolpaba deseoso de asistir al concierto de la reina del "electropop".
El "show" de Lady Gaga
Al salir al escenario recién llegada de Lisboa, en donde actúo el pasado viernes, la cantante neoyorquina deslumbró a los aficionados que sí pudieron acceder al Palacio de Deportes con lo mejor de su repertorio, aunando la música con una puesta en escena singular, con un baile de disfraces cada vez más imposibles de ver en los escenarios.
De esta forma, el Palacio de los Deportes vibró ante la voz de la diva norteamericana, digna sucesora de Madonna y que, con tan solo 24 años, acumula éxito tras éxito. La artista no defraudó a sus fans con el espectáculo, a quienes se dirigió durante todo el concierto.
Para empezar y tras una introducción visual, Lady Gaga elegía "Dance in the Dark", el primer tema de un repertorio en el que no han faltado "Glitter and grease", "Just dance", "The fame","Telephone", "Alejandro", "Pokerface", "Paparazzi" y "Bad romance", estas cuatro últimas elegidas como broche final del espectáculo.
En boca de todos estaba eso de que "la Gaga canta de verdad" y es que la mayoría se acercaba al Palacio de Deportes con la duda de si la nueva diva era de esas que disimulan la falta de voz con mucha parafernalia, pero comprobaban in situ que la neoyorquina "canta como los ángeles".
Veinte bailarines y músicos la arropaban en escena, y por lo menos, 20 veces se cambió de vestuario, encuerada en negro y morado, de monja vestida de blanco y plástico transparente con los pezones cubiertos con tiritas, de madrastra de Blancanieves, de hada de las nieves, de heroína atacada por un gran monstruo, de mujer galáctica cristalizada y hasta se enfundó en la bandera de España. Todo un espectáculo.
Una gira "monstruosa"
El pasado 7 de diciembre, la cantante neoyorquina puso patas arriba el Palau Sant Jordi de Barcelona con un espectáculo directo y radical en el que no defraudó a sus 'fans' de la Ciudad Condal, quienes habían agotado las entradas para el espectáculo hacía ya varios meses, al igual que sucedió en Madrid, y casi por cada ciudad que pisa la artista.
Durante su gira, que le ha llevado hasta el momento por Francia, Portugal, Polonia y Bélgica, entre otros países, la artista estadounidense ha estado presentando su disco 'The Fame Monster' (2009), que incluye versiones de sus mayores éxitos y nuevas canciones como 'Alejandro' y 'Telephone'.
Stefani Joanne Angelina Germanotta, conocida como 'Lady Gaga', debutó en el año 2008 con su álbum 'The Fame', del que vendió millones de copias y con el que se aupó a las listas de éxitos de todo el planeta con temas como 'Poker Face', 'Bad Romance', 'Paparazzi' y 'Just Dance'.
La cantante, que ha vendido unos quince millones de discos a lo largo de su meteórica carrera, se coronó como la gran triunfadora de los Brit Awards 2010 con tres galardones (Mejor Album Internacional, Mejor Artista Femenina en Solitario y Mejor Artista Revelación Internacional).
La diva del pop continuará su 'tour' mundial en Londres, donde actuará los días 16 y 17 de diciembre. Acto seguido viajará a París, en donde ofrecerá sus dos últimos conciertos antes de un merecido parón navideño para ponerse en marcha, de nuevo, el próximo mes de febrero.