Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La bolsa registra su quinta mayor caída de año con un descenso del 2,93 por ciento

La bolsa española ha sufrido hoy la quinta mayor caída del año (2,93 por ciento) por el retroceso de los mercados internacionales y la especulación contra los activos de los países que podrían padecer problemas similares a Grecia.
El índice de referencia del mercado nacional, el Ibex-35, ha perdido 282,60 puntos, equivalentes al 2,93 por ciento, hasta 9.352,60 puntos, nivel similar al registrado en julio de 2009. Las pérdidas anuales aumentan al 21,67 por ciento.
Entre las principales plazas europeas y mientras el euro se negociaba a 1,27 dólares, Milán bajó el 4,26 por ciento; el índice París, el 2,2 por ciento; el Euro Stoxx 50, un 2,12 por ciento; Londres, de jornada electoral, el 1,52 por ciento, y Fráncfort, el 0,84 por ciento.
Llegó a subir un 2 por ciento
La bolsa española ha abierto con pérdidas superiores al 1 por ciento que le acercaban al nivel de 9.500 puntos. El retroceso de las plazas europeas, la caída del 0,5 por ciento de Wall Street en la víspera y el descenso del 3,2 por ciento de Tokio influían en la caída inicial.
Sin embargo, gracias a los buenos resultados presentados por algunas entidades del sector financiero (BNP, Zurich, Swiss Re o Commerzbank), la recuperación de la banca y el aumento del 1 por ciento de los pedidos de fábrica alemanes en marzo, el mercado madrileño salía de las pérdidas.
Así, subía cerca del 2 por ciento y superaba momentáneamente la cota de 9.800 puntos, sobre la que discurriría hasta antes de la apertura neoyorquina.
La bolsa fue reduciendo sus ganancias, en lo que influyeron varios factores, como los problemas existentes en el mercado de deuda, en el que hubo cuantiosas ventas después de que el Banco Central Europeo (BCE), que auguraba un crecimiento moderado para este año, negara la existencia de planes para comprar bonos soberanos.
Problemas de contagio
Además, la agencia de calificación Moody's señalaba que podría haber riesgo de que se extendieran los problemas del mercado de deuda a la banca de varios países europeos.
Wall Street abría con pérdidas a pesar del descenso de las peticiones semanales de subsidios de desempleo en EEUU, de 451.000 a 444.000, lo que acentuó la bajada de la bolsa española con la banca a la cabeza.
Casi correlativamente la cotización del petróleo Brent ha aumentado su depreciación -hoy anduvo entre los 83 dólares de la apertura y los 81 dólares del cierre- y del euro, que cerraba la jornada a menos de 1,27 dólares.
Mientras Wall Street bajaba alrededor del 1 por ciento, el FMI exigía la pronta aplicación de los planes de ajuste fiscal para España y el BCE demandaba la instrumentación de reformas en Europa para crear empleo y favorecer el crecimiento, con lo que la bolsa llegó a perder momentáneamente la cota de 9.300 puntos, que recuperó al cierre.
Bajan todos los grandes valores
Todos los grandes valores han bajado: BBVA, el 4,76 por ciento; Banco Santander, el 4,59 por ciento; Repsol, el 2,45 por ciento; Iberdrola, el 2,44 por ciento, y Telefónica, el 2,33 por ciento.
Sacyr ha encabezado las pérdidas del Ibex y de la bolsa con un retroceso del 7,82 por ciento, seguido del Banco Popular, con un descenso del 5,67 por ciento, en tanto que Ferrovial ha bajado el 5,42 por ciento y FCC el 5,39 por ciento.
Sólo dos valores del Ibex acabaron con ganancias: Bolsas y Mercados Españoles (BME), que paga mañana dividendo, subió el 0,19 por ciento, y Gas Natural un 0,04 por ciento.
En el mercado continuo, después de Sacyr, destacó la caída del 7,37 por ciento de Reno de Medici, mientras que Prosegur lideró las ganancias con un repunte del 5,36 por ciento.
La rentabilidad de la deuda española a largo plazo subía veinticinco centésimas y se situaba en el 4,43 por ciento, mientras que el efectivo negociado en el mercado continuo se situó en 9.237 millones de euros, de los que 4.900 procedieron de operaciones efectuadas por inversores institucionales.