Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reestructuración de las cajas reducirá hasta un 20% el empleo de las entidades fusionadas

Baile de cajas.CNN+/Cuatro
El subgobernador del Banco de España y presidente de la Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Javier Aríztegui, calcula que las cajas inmersas en procesos de reestructuración pedirán ayudas públicas por importe de entre 11.000 y 11.500 millones de euros y reducirán sus plantillas en una media de entre el 15% y el 20%.
Así lo ha asegurado en su comparecencia a puerta cerrada ante la subcomisión del Congreso de los Diputados encargada de supervisar el Fondo, ante la que ha acudido para explicar la intervención de CajaSur que el Banco de España llevó a cabo el 21 de mayo.
Fuentes parlamentarias han asegurado que Aríztegui se ha mostrado confiado en que el proceso está prácticamente concluido y, a unas horas de que cierre el plazo dado a las entidades para solicitar ayudas al Fondo, la dotación con la que cuenta actualmente, de 12.000 millones de euros, es suficiente y no se requerirán nuevas emisiones de deuda para captar financiación.
Nuevo escenario financiero español
La previsión del propio sector es que el número de cajas se reduzca a la mitad una vez finalice el proceso, pasando de las 45 cajas actuales a alrededor de 20. Asimismo, la comparecencia de Aríztegui se produce en pleno debate sobre las cuotas participativas con derechos políticos, instrumentos que permitirán a las cajas captar capital pero que obligará a modificar la actual Ley de Cajas (Lorca). No obstante, las entidades han entendido que no caben más demoras y en las últimas semanas han acelerado sus procesos de reestructuración, optando por la vía de las fusiones o bien mediante su integración en los denominados 'SIP' (Sistema Institucional de Protección), que permiten a las cajas beneficiarse de mayor liquidez y solvencia pero manteniendo su independencia.
Hasta ahora, 35 de las 45 entidades están inmersas en procesos de fusión, aunque éstos se encuentran en niveles diferentes: ocho entidades han cerrado ya sus procesos y cuentan con el visto bueno del Banco de España; nueve han aprobado sus procesos pero el Banco de España aún no se ha pronunciado y 17 entidades se encuentran en fase inicial.
La opinión de la CECA

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha mostrado su "satisfacción" por la "velocidad" que han tomado los procesos de integración de las cajas, tras las críticas de que iban lentos. Desde la CECA han indicado que la reestructuración de las cajas es comparable a la que tuvieron que hacer antes algunos sectores industriales, como, por ejemplo, el naval o el del automóvil.
El director general de la Confederación de Cajas ha querido dejar claro que en estas entidades "no existe ningún problema de solvencia", para agregar que "no hay ningún pufo, no hay nada debajo de la alfombra".
Tres operaciones aprobadas

Las primeras tres fusiones autorizadas por el Banco de España y que cuentan con ayuda del FROB son las cajas catalanas y las castellanas y leonesas. En concreto, Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa, que disponen de una ayuda de 1.250 millones; las cajas de Terrassa, Sabadell y Manlleu, que han contado con 380 millones, y Caja Duero y Caja España, con unos recursos de 525 millones.
En el segundo nivel se encuentran aquellas entidades cuyos consejos han aprobado sus fusiones o integraciones en SIP, pero sobre las que el Banco de España no se ha pronunciado. Entre ellas se encuentran Caixa Galicia y Caixanova; Caja de Jaén y Unicaja de Málaga y Caja Guadalajara y Caja Sol. Asimismo, Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos constituyeron el SIP Banca Cívica, que ya está operativo.
Por último, entre aquellas entidades que aún no han concluido el proceso de unión se encuentra 'La Caixa', que ha confirmado su posible fusión con Caixa Girona, y Caja Madrid, que anunció su integración en un SIP junto a Bancaja, La Caja Insular de Ahorros de Canarias, Caixa Laietana, Caja Segovia, Caja Avila y Caja Rioja.
Asimismo, la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Cajastur (que ya se hizo con CCM), Caja Extremadura y Caja Cantabria también han anunciado su integrarán en una 'fusión fría', mientras que Sa Nostra ha confirmado su integración en un SIP junto a Caja Murcia, Caja Granada y Caixa Penedés.
Por último, la caja de ahorros Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) ha presentado una oferta no vinculante para optar a la subasta de los activos y pasivos de Cajasur, intervenida por el Banco de España, según han confirmado fuentes de la caja vizcaína.
Ocho entidades todavía 'solteras'
Aún quedan ocho entidades que hasta el momento no han iniciado procesos de integración: Caixa Ontinyent en la Comunidad Valenciana; Caja Vital y Kutxa en País Vasco; Caixa Pollena en Baleares; Caja Círculo en Burgos; Caja Bajadoz en Extremadura y Caja Inmaculada e Ibercaja en Aragón.
Fuentes del sector han indicado que la valenciana, Ontinyent, y la balear, Pollena, serán las únicas entidades que se mantendrán independientes tras la reestructuración. Asimismo, apuntaron que Ibercaja y CAI, ambas aragonesas, podrían rubricar una integración dentro de la misma región, y que las cajas vascas podrían retomar más adelante su frustrado proceso de integración.