Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se reencuentran 50 años después por Facebook y celebran una boda medieval

Se reencuentran 50 años después por Facebook y se casan en Teruelcuatro.com

Pilar Górriz, de 72 años, y Fernando Abad, de 74 años, se casarán este sábado en el Ayuntamiento de Teruel tras reencontrase 53 años después, ya que fueron novios en la Barcelona de los años setenta. Ambos se quedaron viudos, y Pilar decidió buscar a Fernando, a quien localizó por Facebook.

La ceremonia civil fue celebrada en el salón de plenos. Novios y padrinos, además de los niños que les llevaron los anillos vistieron atuendos medievales, y estuvieron acompañados de actores aficionados que participan en febrero en la recreación medieval de la leyenda de los Amantes.
Encarna Catalán, de la Fundación Bodas de Isabel, ha explicado que la pareja había pensado en un principio contraer matrimonio con motivo de la fiesta medieval y el 800 aniversario de los Amantes que se conmemora este año pero "era una historia tan bonita" que se les propuso hacerlo más adelante.
El concejal José Luis Torán, que será quien les ha casado, ha presentado a los contrayentes. "Es una historia bonita para celebrar el 800 aniversario de la leyenda de los Amantes". Pilar Górriz enviudó hace once años, y su historia con Fernando Abad comenzó en los años setenta, en Barcelona, a dónde habían emigrado, ella desde Teruel y él desde Zaragoza.
Ella tenía entonces 17 años y "acababa de salir de las monjas", ha dicho, y él contaba con 19 años. Estuvieron ocho meses saliendo hasta que las circunstancias les separaron. Fernando se casó en Barcelona, enviudó hace cuatro años, tiene tres hijos y cuatro nietos; Pilar, que ha estado viviendo en Mallorca, también se casó, tiene dos hijos y dos nietos y también enviudó.
Ambos se reencontraron por iniciativa de Pilar, a través de Facebook, "buscando personas de cuando era joven", ha comentado. Fernando se encontró con dos mensajes de ella pendientes de contestar desde hacía meses.
En un par de meses se reencontraron personalmente en el Parador de Turismo de Vic y ahora viven entre Barcelona, Mallorca y Teruel. "Nuestra vida tenía que acabar juntos", ha resaltado Fernando, quien ha añadido que "las mujeres son más dadas al matrimonio, se lo pedí porque si hubiera tenido que dudar no era amor".
Pilar ha manifestado que Fernando "fue mi primer amor, al final me lo pidió él que nos casáramos, me pareció lo más lógico". Pasarán la luna de miel primero en los paradores de Cuenca y Toledo y después harán un crucero por los fiordos noruegos para ver el sol de medianoche.