Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las redes como forma de vida saludable

Muchos se suben al carro de la vida sana y las redes sociales están repletas de aficionados al fitness que ofrecen a sus seguidores entrenamientos y hábitos saludables dentro de su propia experiencia.

Ellos son jóvenes activos en el deporte y comprometidos con la salud. Comparten en las redes sociales la manera de sentirse mejor con uno mismo y verse guapos por dentro y por fuera. Apuestan por diversas plataformas de internet para intentar cambiar los malos hábitos de las personas.
Instagram es el trampolín más utilizado. Muchas personas suben a la red sus entrenamientos y sus hábitos alimenticios para estimularnos y motivarnos a alcanzar unos objetivos.
María y Miguel crearon ‘¡A vivir agustitos!’ en twitter (@AAgustitos) e Instagram (@agustitos) y se definen como una “pareja amante del fitness y la healthylife” que apuesta “por un estilo de vida sana sin prescindir de los placeres del buen comer.” Son dos deportistas en potencia a los que no les gusta renunciar a un buen plato. Hacen del ejercicio físico una forma vida y una escapatoria a la rutina diaria del trabajo. “La comida sana y el deporte van ligados a nuestra felicidad, y nos reconforta compartirlo con los demás,” afirman, “todo comenzó como una prolongación de una forma de vida que implantamos hace varios años, queríamos demostrar a la gente que no es tan odioso y complicado vivir cuidándose, ya que  el ser humano parece escuchar la palabra ‘dieta’ se echa las manos a la cabeza.”
Y es que es muy complicado empezar a hacer deporte. Vivimos en una sociedad destinada al sedentarismo y nos cuesta mucho ponernos a cocinar sano y dedicar nuestro tiempo libre a sudar. Además, los ritmos de vida que llevamos, hacen más complicado el tener tiempo de cuidar nuestro cuerpo y por ello, a la hora cocinar, nos acomodamos a lo fácil: la comida rápida.
“Conocemos el otro extremo, el de devorar comida rápida, a deshoras y sin control alguno, no nos sentíamos felices comiendo así, nos sentíamos pesados y con malestar de estómago. Es lo más fácil tirar de una pizza o unas salchichas. Es lo que la mayoría hace y piensas que es lo normal” confiesan.
¡A vivir agustitos! Ofrece a sus seguidores recetas culinarias que nada tienen que envidiar a esa ‘fast food’. Podemos comer unas tortitas, un brownie o un buen guiso de la manera más light posible.
En el ámbito del deporte y las rutinas de ejercicio, Elisabeth y Héctor son unos expertos. Héctor es profesor de educación física en un colegio de Madrid e intenta transmitir a sus a sus pequeños alumnos los beneficios del deporte y los beneficios que tiene sustituir un bollo por una manzana o por cualquier pieza de fruta. “Es importante que los niños cojan la rutina de llevar una vida saludable. Cuando se es pequeño y se adopta un hábito, será muy difícil que, al hacerse mayor, se abandone”, afirma.
Esta pareja empezó hace año y medio con la aventura de ‘Iron Red Fitness’ (@ironredfitness), “no existía en nosotros otro propósito que el de contar al mundo cómo hacíamos nuestro día a día de forma saludable. A partir de aquí, empezamos a crecer de una manera importante gracias a Instagram, ya que contábamos la ayuda que le prestábamos a un par de buenos amigos en su proceso de cambio hacia una vida sana,” declaran.  Su proyecto creció como la espuma y vieron la oportunidad de ayudar a más gente mediante el por qué y el para qué de su día a día por medio de las redes sociales.
“Nuestro principal objetivo es la consecuencia del trabajo que hacemos. Nuestra meta, es simplemente demostrar a todo el mundo que así lo desee, que llevar una vida saludable es resultado del equilibrio entre una alimentación sana, un estilo de vida activo y un descanso en consecuencia”
Su metodología no es más que equilibrar el interior con el exterior. Están convencidos, por su propia experiencia, que “el error es querer el físico perfecto como el objetivo principal, y es esto lo que nos lleva a hacer locuras por lograrlo. El físico es simplemente, el resultado de unos hábitos saludables. La salud debería ser el objetivo, y el físico una consecuencia positiva más de este estilo de vida” recomiendan.