Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se recrudecen los combates a las puertas de Trípoli

La violencia no cesa en Libia. El régimen del dirigente libio, Muamar el Gadafi, recupera prácticamente el control de la localidad de Zauiya, a 50 kilómetros al oeste de Trípoli, según la televisión estatal Libia.
"Creemos que Zauiya estará bajo pleno control del Gobierno posiblemente esta noche", ha señalado el portavoz gubernamental, Musa Ibrahim. Preguntado sobre la información de la televisión estatal que indicaba que la localidad estaba bajo control de las fuerzas gubernamentales, el portavoz ha precisado que "no totalmente, pero casi".
Los rebeldes "han atacado la refinería de crudo, las fuerzas gubernamentales les han repelido y han incautado algunas armas", ha señalado el portavoz, precisando que están en marcha negociaciones con los comandantes rebeldes en Zawiya para que depongan las armas y se rindan.
Al menos 30 civiles han muerto en el asalto de las fuerzas gubernamentales para recuperar el control de Zauiya, tras días en poder de las fuerzas contrarias al régimen, según dos residentes. "He estado en el hospital hace menos de quince minutos, había decenas de muertos y muchos heridos. Hemos contado 30 civiles muertos", ha indicado Mohamed, un residente, en declaraciones a Reuters por teléfono. "El hospital está lleno, no tienen espacio para las víctimas", ha precisado.
Por otra parte, uno de los líderes de los rebeldes ha muerto también en los enfrentamientos, según un portavoz rebelde.
Los rebeldes toman el aeropuerto de Ras Lanuf
Por el contrario, las fuerzas opositoras al dirigente libio han tomado el aeropuerto de la localidad de Ras Lanuf, en el este del país, según han señalado dos fuentes rebeldes a Reuters.
Poco antes, las fuerzas rebeldes habían disparado proyectiles de mortero y cohetes contra una base militar en esta ciudad portuaria, en la que se encuentra una importante terminal petrolera, y el Ejército había respondido con disparos de artillería.
Ninguna de las partes ha dado un balance de víctimas, mientras persiste el cruce de disparos y en las inmediaciones de Ras Lanuf se aprecia humo producto de las explosiones. Un helicóptero se habría sumado a estos combates, disparando al menos un proyectil que finalmente no explotó, según los rebeldes.
Rumbo hacia Trípoli

Mientras, Los rebeldes que pretenden derrocar al dirigente de Libia, Muamar el Gadafi, han afirmado que atacarán Trípoli cuando la comunidad internacional imponga una zona de exclusión aérea en el país norteafricano.
"Si se aplica la zona de exclusión aérea, el próximo objetivo será Trípoli", ha declarado el portavoz rebelde Abdulá al Mahdi a la cadena de televisión qatarí Al Yazira.
Reino Unido y Francia dijeron este jueves que la intensificación de la violencia podría llevar a imponer esa medida, aunque el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, ha advertido de que para ello habría que destruir antes las defensas aéreas de Libia.
El drama de los refugiados
La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) ha afirmado que grupos armados proclives al líder libio impiden a personas emigrantes salir de este país cuando se aproximan a la frontera con Túnez.
Acnur apuntó que esto podría ser uno de los motivos por los que este jueves hubo menos personas que cruzaron desde Libia a Túnez, ya que la cifra cayó de entre 10.000 y 15.000 desplazados diarios a 2.000. Esta agencia de la ONU apuntó que personas inmigrantes que han llegado a Túnez han afirmado que por el camino les habían confiscado sus teléfonos móviles y cámaras de fotos, aunque muchos tienen miedo y han rehusado hablar con Acnur.
Por otro lado, Acnur indicó que unas 12.500 personas están pendientes de evacuación en Túnez, de las que 10.000 son originarias de Bangladesh.