Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se reabre la investigación del 'caso Alakrana'

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ha ordenado al juez Santiago Pedraz que reabra la investigación que instruía contra los dos presuntos piratas somalíes Cabdullahi Cabdiwily, alias 'Abdu Willy', y Raageggesey Hassan Haji, por el secuestro de atunero 'Alakrana'. Así, se pretende determinar, entre otras cosas, si pertenecían a una banda organizada.
Mientras, los magistrados acuerdan que los forenses de la Audiencia Nacional sometan a los marineros, que permanecieron 47 días secuestrados frente a las costas de Somalia, a un examen médico. Se pretende acreditar los daños psicológicos y físicos que sufrieron a causa del cautiverio.
También ordenan que el juez instructor les vuelva a tomar declaración junto a los otros 14 tripulantes españoles que fueron retenidos. Los marineros han argumentado que cuando Pedraz les tomó declaración en Gernika y Vigo en noviembre lo hizo en el marco de la causa que mantiene abierta para investigar si el armador pagó rescate.
Consideración como víctimas
La reapertura de la investigación y la posterior práctica de nuevas pruebas han sido solicitadas por cuatro de los ocho marineros españoles que sufrieron el secuestro.
Asimismo, la consideración de los piratas como miembros de una banda organizada podría abrir la puerta a que fueran condenados por delitos de terrorismo, lo que, según algunas fuentes jurídicas consultadas, abriría la puerta para que los secuestrados pudieran percibir una indemnización por su condición de víctimas.
'Los que roban en el mar'
Por su parte, los dos somalíes serán juzgados por 36 delitos de detención ilegal (uno por cada uno de los tripulantes del pesquero secuestrado) y robo con violencia y uso de armas, por los que podrían ser condenados a penas de entre 219 años y medio y 365 años de cárcel.
El juez Santiago Pedraz, a instancias de la Fiscalía, optó por no imputarles ningún delito de terrorismo a pesar de que Baltasar Garzón, que le sustituyó en los primeros días de la instrucción, les atribuyó su pertenencia a un grupo denominado 'Burcad Badeed', cuya traducción literal es 'Los que roban en el mar'.