Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se reabre el caso de los espías de Madrid

La Audiencia Provincial de Madrid ha estimado un recurso de apelación del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea regional contra el sobreseimiento del caso de presunto espionaje a políticos del PP, entre ellos Manuel Cobo y Alfredo Prada.
La Sección 16 ha estimado en un auto que no existen motivos para proceder al sobreseimiento provisional y archivo de la causa porque hay "indicios suficientes" de la comisión de delito de malversación de caudales públicos.

La decisión de los tres magistrados del tribunal madrileño, y de la que ha sido ponente Luz Almeida Castro, supone la reapertura del denominado 'caso de espionaje', que fue inicialmente sobreseído en julio de 2010 por la magistrada del Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid, Carmen Valcarce.
Utilizaron teléfonos y vehículos públicos
El presunto delito por malversación de fondos públicos contra los cuatro funcionarios y asesores de la Comunidad de Madrid se basaba en que utilizaron teléfonos y vehículos que tenían para desarrollar su cargo para supuestamente espiar al vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, y al ex consejero Alredo Prada, entre otros políticos del PP.
Los imputados son los funcionarios Sergio Gamón Serrano, José Oreja Sánchez, José Luis Caro Vinagre y Antonio Coronado Martínez, los cuales sostuvieron que al retirar la Fiscalía su acusación y quedar sólo la del Grupo Parlamentario Socialista como acción popular, ésta carecía de legitimación procesal.
Además, el PP impugnó la pretensión de la apelación al considerar que el delito de malversación de fondos públicos no se pudo acreditar, y negó que los teléfonos o vehículos utilizados por los imputados se destinaran con carácter principal a las actividades denunciadas.
El auto recuerda que los informes policiales establecieron la correlación entre los tres asesores de Seguridad de la Comunidad de Madrid -Caro, Coronado y Oreja- con el contenido de los seguimientos reflejados en los partes, gracias a los datos suministrados por la compañía telefónica Movistar sobre los teléfonos asignados a dichos funcionarios.