Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No quería hacer daño al Santo Padre"

La mujer que empujó y tiró al suelo al papa Benedicto XVI en la basílica de San Pedro del Vaticano durante la Misa del Gallo, Susanna Maiolo, de 25 años, ha asegurado que "no quería hacer" daño al Pontífice.
"No quería hacer daño al Santo Padre", ha asegurado Maiolo a los médicos que la atendieron tras ser ingresada en el departamento de psiquiatría de hospital Santo Spirito, según han informaron medios italianos. Los médicos que la trataron han asegurado que se trata de una persona con "problemas psíquicos", con un "pensamiento inestable", que ha sido lo que la ha llevado a intentar en dos ocasiones (en la Nochebuena de 2008 y la de este año) a acercarse al Papa.
El Papa se encuentra bien
El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, ha asegurado que Benedicto XVI está "bien" pese a la caída. Se trata de la primera vez en la historia reciente de la Iglesia Católica que el Papa oficia la tradicional Misa del Gallo. Duró dos horas y en ella denunció que los hombres no consideran una prioridad a Dios y lo tienen relegado al último lugar.
La Misa se adelantó a las 10 de la noche local para evitar fatigas al Pontífice que tiene casi 83 años, y en ella Benedicto XVI impartió la bendición "Urbi et Orbi", a la ciudad de Roma y a todo el mundo.
Más incidentes
Asimismo, se cayó al suelo el cardenal francés Roger Etchegaray, de 87 años, que formaba parte de la procesión, y que debido a la caída se rompió el cuello del fémur, por lo que tuvo que ser hospitalizado en el Policlínico Gemelli, de Roma.
El portavoz vaticano ha confirmado este viernes que el purpurado será operado en los próximos días y ha asegurado que las condiciones de Etchegaray son "buenas".