Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"El pueblo palestino tiene derecho a una tierra independiente"

Benedicto XVI en IsraelReuters
Benedicto XVI ha concluido este viernes el viaje más importante de su Pontificado. El que le ha llevado por Tierra Santa y en el que ha debido mostrar su posición respecto al conflicto entre israelíes y palestinos y dejar clara su condena al Holocausto tras las polémicas entorno a esta materia suscitadas por algunas de sus decisiones.
Si algo ha remarcado el Papa en su visita es su apuesta por la coexistencia de dos Estados como solución al conflicto. En su despedida, Benedicto XVI ha pedido que "los dos estados lleguen a ser una realidad, no un sueño". A lo que ha añadido que "el pueblo palestino tiene derecho a la soberanía de una tierra independiente, para vivir con dignidad y poder moverse libremente".
Asimismo ha afirmado que "Israel tiene derecho a existir y disfrutar de la paz y la seguridad con unas fronteras reconocidas internacionalmente".
El viaje llega a su fin
El Santo Padre ha sido despedido por el presidente israelí, Simon Peres, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, así como de todos los ministros del gabinete elegido en marzo pasado y las autoridades más relevantes del Estado.
Benedicto XVI concluye así el viaje por Tierra Santa que tuvo su comienzo en Jordania el pasado 8 de mayo. Un viaje repleto de actos y con una agenda muy apretada. Y sobre todo, una visita papal considerada como la más importante de su Pontificado. A la vista de los acontecimientos que han tenido lugar se podría hablar de dos vertientes del viaje.
La primera más social y con una fuerte carga de denuncia de las injusticias con las que viven los refugiados palestinos y en defensa de la libertad religiosa en en Oriente Próximo. La segunda vertiente de este viaje ha sido la más religiosa: ecuménica con las diferentes confesiones cristianas; de diálogo con las comunidades musulmanas; y de aliento a la comunidad católica.