Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las protestas contra el régimen de Ahmadineyad dejan al menos 10 muertos

Al menos 10 personas han muerto y un centenar han resultado heridas en los enfrentamientos entre policía y "grupos terroristas" en los disturbios registrados este pasado sábado en Teherán, según ha informado el gobierno iraní. Además, varios manifestantes han incendiado dos gasolineras y han atacado un puesto militar. Las cifras son prácticamente imposibles de verificar dadas las restricciones impuestas por las autoridades iraníes a los medios de comunicación extranjeros y extraoficiales.
Por su parte, el jefe de la Policía de Irán, Ahmadi Moghaddam, ha anunciado que al menos 400 agentes de las fuerzas de seguridad han resultado heridos a lo largo de esta semana de protestas.
Irán es escenario de protestas y violentos enfrentamientos desde que hace una semana el Ministerio de Interior concediera al actual presidente, Mahmud Ahmadineyad, una polémica victoria por una sorprendente mayoría absoluta. Y el opositor pro reformista, Mir Hussein Musaví, pidiera la repetición de los comicios por fraude electoral.
Los seguidores del líder opositor alegan que el Consejo de los Guardianes había declarado vencedor al actual presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, a pesar de las acusaciones de fraude electoral denunciadas por los candidatos derrotados en las urnas. El pasado viernes, el líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jamenei, negaba el fraude y respaldaba la victoria del ultraconservador Ahmadineyad. Pero este domingo, el presidente del Parlamento iraní, Alí Lariyani, ha declarado que ha sido testigo de cierta parcialidad en "algunos miembros" del Consejo de los Guardianes de la Revolución hacia ciertos candidatos. De igual modo, ha solicitado a las autoridades que reduzcan un poco el tono de su retórica y que examinen con cuidado las alegaciones de los manifestantes.
Desde Estados Unidos, su presidente, Barack Obama, ha pedido "detener toda acción violenta e injusta" contra el pueblo iraní. Mientras, El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, ha acusado a Alemania, Francia y el Reino Unido de tratar de interferir en los asuntos internos de Irán a través de las elecciones presidenciales.