Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las protestas de judíos ortodoxos obligan a cerrar los centros de atención social

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, ha ordenado este jueves el cierre temporal de todas las oficinas de atención social de la ciudad a causa de las violentas protestas de la comunidad ultraortodoxa jaredí. En lo que va de semana, dos centros sociales han sido atacados.
Cientos de manifestantes han tomado este jueves parte de la ciudad para protestar por el arresto de una mujer, perteneciente a la comunidad jaredí de Neturei Karta, acusada de maltratar presuntamente a su hijo de tres años en repetidas ocasiones. Al final de la revuelta, al menos 20 manifestantes han sido detenidos después de que los extremistas judíos comenzaran a lanzar piedras contra los policías y los vehículos, interrumpieran el tráfico en hora punta y prendiesen fuego a los contenedores de basura.
El domingo, los violentos atacaron una de las oficinas de atención social del barrio Mea Shearim, destrozando el mobiliario y gritando "Nazis, os vamos a quemar". Asimismo, el lunes atacaron el segundo centro, donde llegaron a prender fuego a la puerta.
La Alcaldía ha asegurado que los centros se reabrirán cuando los trabajadores sociales no tengan que temer "por sus vidas". Un tribunal ha prohibido a la mujer que visite a su hijo que continúa en estado grave en el hospital.