Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las protestas contra los "cascos azules" se extienden a la capital de Haití

La situación en Haití es insostenible. Las protestas contra los militares de la ONU en Haití por su supuesta responsabilidad en el brote de cólera se han extendido a la capital del país caribeño, Puerto Príncipe, donde las fuerzas de seguridad dispersaron a cientos de personas con gases lacrimógenos.
Los manifestantes acusan a los 'cascos azules' de llevar al país caribeño una enfermedad que ya ha provocado la muerte, en un mes, de más de 1.100 personas. Los ciudadanos lanzaron piedras contra una patrulla de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH) y trataron de bloquear varias calles.
Al grito de "MINUSTAH debe irse" o "MINUSTAH trajo el cólera a Haití", cientos de haitianos recorrieron las calles de Puerto Príncipe. También se han registrado incidentes similares en los últimos días en Cabo Haitiano, donde habrían muerto tres personas durante los disturbios.
El portavoz de Naciones Unidas, Farhan Haq, ha indicado, en declaraciones a la prensa en Nueva York, que no existen suficientes pruebas para culpar a los efectivos nepalíes de la epidemia. En este sentido, ha reconocido que la cepa detectada en Haití también ha sido localizada en varias regiones de Asia pero que no existe una confirmación definitiva de esta relación.
República Dominicana toma medidas
Mientras, el Gobierno de República Dominicana ha ordenado impedir el paso a haitianos que regresen al país tras visitar Haití y ha suspendido temporalmente la contratación de nueva mano de obra de ciudadanos de dicha nacionalidad, para lo cual ha reforzado la vigilancia militar en la frontera, con la finalidad de evitar la propagación del cólera.
La medida está acompañada de controles sanitarios estrictos y de la suspensión del activo comercio informal fronterizo adoptado tras ser detectado el primer caso de cólera en el haitiano Wilmo Lauref, de 32 años, tras un viaje de vacaciones en octubre a su país. Cuando retornó el pasado 12 de noviembre, presentó síntomas de la enfermedad y desde entonces está aislado en un centro hospitalario de la ciudad de Higuey, a 147 kilómetros al este de Santo Domingo.
Fuentes médicas han informado de que Lauref está fuera de peligro, que su estado de salud ha mejorado y que las evacuaciones diarreicas han mermado, por lo que podría ser dado de alta en cuatro o cinco días.
La restricción de los mercados binacionales que se celebran semanalmente en las poblaciones fronterizas afecta a cientos de productores dominicanos, especialmente del mercado aviar. Haití y República Dominicana mantienen un comercio informal que envuelve anualmente unos 600 millones de dólares, según estadísticas del Centro de Inversión y Exportación de la República Dominicana (CEI-RD).