Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas promete " plena fidelidad" al pueblo de Cataluña

De este modo, Mas ha tomado posesión del cargo y está oficialmente en disposición de formar Govern, un paso que ya ha anunciado que quiere dar por cerrado el próximo miércoles, cuando los consellers deberían empezar ya a trabajar.
Hasta la fecha han trascendido los nombres de Felip Puig para ocupar la Conselleria de Interior, Andreu Mas-Colell en Economía, Irene Rigau en Educación, Joana Ortega en Gobernación, Lluís Recoder en Política Territorial y Sostenibilidad, Josep Maria Pelegrí en Agricultura y Medio Natural, y Josep Lluís Cleries en Bienestar y Familia.
Además de los siete consellers, también ha trascendido los nombres de Francesc Homs y Germ Gordó, hombres de confianza de Mas, como secretario de la Presidencia y secretario de Govern, respectivamente.
Mas-Colell, Puig, Rigau y Pelegrí, ya han trabajado con Mas cuando éste fue 'conseller en cap' del último gobierno de Jordi Pujol. Mas-Colell es el único que tiene la pátina de independiente.
A lo largo del fin de semana Mas ha intensificado los contactos para cerrar su gobierno con la búsqueda de independientes, algo que le está llevando quebraderos de cabeza, según reconoce su propio círculo.

El socialista Ferran Mascarell vuelve a ser consejero de Cultura, ahora con Artur Mas, que cumple parte de su promesa de incluir a 'los mejores' más allá de su color político, como acredita la larga trayectoria de Mascarell como gestor de la cultura en el Ayuntamiento de Barcelona y en la Generalitat.
Además de ser consejero de socialistas y de convergentes, ya optaba a volver al Gobierno catalán con José Montilla, que en esta campaña electoral sorprendió al decir que contaba con este "compañero" para una macroárea de cultura, educación y universidades.

El candidato Mas replicó entonces que la apuesta de Montilla por Mascarell y por Antoni Castells era síntoma de "debilidad" al optar por descontentos con el PSC.

Tras ser consejero de Pasqual Maragall durante unos meses, Mascarell debió ceder la cartera a Joan Manuel Tresserras porque el acuerdo del tripartito de Montilla daba a ERC la designación del titular de ese departamento.
Mas fue electo presidente de la Generalitat el pasado jueves con los votos de los 62 diputados de CiU y la abstención de los 28 del PSC, pese a los votos en contra de PP, ICV-EUiA, ERC, SI y C's.

En su discurso, afirmó que se siente un servidor y no un salvador de Catalunya y que quiere ser un presidente "útil, honesto, eficaz, leal y enamorado de su país y de su gente", y agradeció a Jordi Pujol la confianza que lo llevó a ser líder de CiU.