Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La progesterona puede ayudar a prevenir los abortos espontáneos recurrentes

Investigadores de la Facultad de Medicina de Yale y la Universidad de Illinois en Chicago (Estados Unidos) han descubierto que la hormona progesterona puede ser clave para prevenir la pérdida gestacional o aborto recurrente que afecta a algunas mujeres cuando se quedan embarazadas.
Así se desprende de los resultados de una investigación que publica en su último número la revista 'Fertility & Sterility', de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, tras estudiar los efectos de la progesterona micronizada derivada de plantas en 116 mujeres que habían sufrido más de dos interrupciones involuntarias de sus embarazos.
Para determinar si el endometrio de una mujer es saludable y puede sostener al embrión, el equipo de investigación utilizó un test que mide la función endometrial ya que, en caso de que los resultados fueran anormales, esta situación puede favorecer una interrupción del embarazo.
Asimismo, utilizaron el marcador molecular 'nCyclinE' para evaluar el riesgo de sufrir un aborto espontáneo de modo que, cuando los niveles no eran normales, se les prescribió la progesterona dos días después de la ovulación, cuando el revestimiento uterino madura para prepararse ante un posible embarazo.
De este modo, vieron que la progesterona permitió aumentar las secreciones endometriales hasta la octava semana del embarazo, ya que a partir de ese momento "es la sangre del bebé la encargada de alimentar al embrión", ha reconocido Harvey J. Kliman, autor del estudio.
"Estamos muy contentos de haber encontrado estos resultados, que refuerzan la evidencia de que la progesterona podría ser un tratamiento muy beneficioso, barato y seguro para muchas mujeres con antecedentes de aborto recurrente", según ha añadido Mary Stephenson, que también ha participado en este trabajo.