Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasta un 20% de los jóvenes con acné tiene problemas psicológicos y sociales

La Red se rinde a una bloguera de moda tras documentar su íntima lucha contra el acnéInstagram

El acné afecta, principalmente, a personas de entre 12 y 24 años y se estima que entre el 50 y el 95 % de los adolescentes se ven afectados por la enfermedad. Generalmente desaparece una vez finalizada la etapa de crecimiento, aunque a veces puede persistir hasta la edad adulta con alta prevalencia entre las mujeres.

En una sociedad en la que prima la apariencia física, las imperfecciones de la piel a menudo causan sentimientos de ansiedad, depresión, baja autoestima y aislamiento social.
A parte de estos trastornos, las burlas y el abuso escolar también son importantes causas de morbilidad.
En los casos de acné más severo, esta afección puede impedir el desempeño académico y laboral, la interacción o las relaciones sociales.
De hecho, más de un 20% de las personas que sufren acné han intentado o pensado en suicidarse.
El cuadro clínico del acné incluye un espectro de marcas que van desde moderados comedones de acné, con o sin lesiones inflamatorias dispersas, a una enfermedad fulminante y agresiva con una inflamación arraigada, nódulos e incluso síntomas sistémicos asociados.
Esta patología aparece en los jóvenes como consecuencia del inicio de la producción de andrógenos a través de glándulas suprarrenales y gónadas.
La intervención y el tratamiento temprano pueden ayudar a prevenir o reducir la aparición de cicatrices, según queda reflejado en el proyecto 'Historias Derma' de Almirall trata de promover la concienciación social sobre.