Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos años de prisión para un religioso por abusos a dos menores en Vigo

Condenado un religioso en Vigocuatro.com
Un religioso jubilado que colaboraba en tareas de secretaría en el Colegio Marista El Pilar de Vigo ha sido condenado a dos años de prisión y a una multa de 4.140 euros por realizar tocamientos a dos niñas de diez y once años.
Los hechos tuvieron lugar hace un año en el despacho que ocupaba el condenado, F.V.T., de 69 años, después de que una de las niñas acudiese "a saludarle y a pedirle golosinas" y la otra menor fuese al lugar donde se encontraba el religioso a realizar unas fotocopias.
El condenado, que perteneció como hermano a la congregación, fue apartado del centro educativo tras conocerse los hechos y tendrá que indemnizar a las jóvenes con 14.000 euros, aunque 12.000 ya fueron consignados por el acusado en el juzgado.
Acuerdo sin juicio
El juicio contra F.V.T. no ha llegado a celebrarse, ya que se ha alcanzado un acuerdo entre la abogada defensora del ex hermano Marista, la fiscal y el letrado de la acusación particular. El dictamen judicial concluye que los tocamientos se produjeron entre febrero y abril de 2009.
Según la sentencia, una de las menores, que entonces tenía diez años, acudió al despacho del religioso "a saludarle y a pedirle golosinas", momento en el que el sexagenario "con el propósito de obtener una satisfacción sexual, al menos en dos ocasiones le tocó el pecho por encima de la ropa y en una de ellas la barriga por debajo de la camiseta".
Los abusos a la otra menor se produjeron el mediodía del 27 de abril de 2009 cuando acudió al mismo despacho acompañada de una amiga. El acusado, dice la sentencia, "actuando con idéntico ánimo", le realizó tocamientos en el pecho por debajo de la ropa, al tiempo que le decía "qué callada eres y qué guapa eres".