Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En prisión la periodista sudanesa condenada por llevar pantalones

Mujeres sudanesas se manifiestan a favor de la periodista Labna Ahmed HuseinReuters
La periodista sudanesa Lubna Husein, condenada este lunes al pago de una multa de unos 200 dólares por vestir "ropa indecente", es decir, unos pantalones, ha ingresado en prisión al negarse a abonar esa cantidad.
En un principio, la reportera se enfrentaba a una posible condena de 40 latigazos, pero finalmente ha sido penada a pagar la multa. Y todo porque las autoridades de su país consideran que llevar pantalones es un tipo de vestimenta inmoral.
Husein fue arrestada el pasado 10 de julio junto a otras 12 mujeres, mientras se encontraba en un restaurante. Los policías entraron en el establecimiento y pidieron a todas las mujeres que mostraran cómo iban vestidas. Diez de las detenidas ya han recibido los latigazos al declararse culpables. El juez retrasó hasta este lunes el juicio de la periodista para comprobar si tenía la inmunidad ya que en ese momento Husein estaba trabajando como encargada de prensa para Naciones Unidas.
Para que el mundo conozca su historia
Sin embargo, la periodista sudanesa ha preferido prescindir de esa inmunidad y dimitir de su puesto en la ONU para que el mundo sea consciente de la situación de la mujer en Jartum, la capital de Sudán, demostrar su inocencia y desafiar a la ley sobre la decencia. "Quiero que me muestren el verso del Corán en el que el Profeta dice que llevar pantalones es inmoral", ha declarado Husein en una entrevista con el diario italiano "La Repubbica".
Labna ha asegurado que en su país, desde 1991 hasta hoy, al menos 20.000 mujeres han sido detenidas y condenadas a recibir latigazos por su modo de vestir. "Ninguna de ellas habla y nadie lo sabe". Además, el artículo que regula esta prohibición deja un alto margen de actuación a las autoridades sudanesas ya que no especifica qué tipo de vestimenta es la adecuada.