Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco 'presos de conciencia' cubanos, en huelga de hambre

Amnistía Internacional ha reconocido como presos de conciencia a cuatro de las cinco personas encarceladas en Cuba que se encuentran en huelga de hambre en distintos centros de Pinar del Río, al oeste de La Habana. Así, "preso e conciencia" es el término que se reserva a aquellas personas que "están en prisión sólo por haber ejercido sus derechos a la libertad de expresión, asociación o manifestación".
Eduardo Díaz, Diosdado González, Nelson Molinet y Fidel Suárez son cuatro de los 55 presos de conciencia reconocidos por Amnistía Internacional en Cuba, que ha añadido a esta lista a Darsi Ferrer, director del Centro de Salud y Derechos Humanos "Juan Bruno Zayas", de La Habana (Cuba), y detenido desde el pasado mes de julio acusado de apropiarse de dos sacos de cemento y varias vigas de hierro. Se encuentran en huelga de hambre tras la muerte del disidente cubano Orlando Zapata.
En este sentido, se ha concretado que Eduardo Díaz, Diosdado González, Nelson Molinet y Fidel Suárez son presos de conciencia al haber documentado Amnistía que no deberían estar entre rejas por ejercer alguno de los derechos mencionados. Mientras, sobre Guillermo Fariñas, fuentes han señalado que no pueden poner "la mano en el fuego" porque no han recibido información suficiente para que sea considerado preso de conciencia.
Los activistas de derechos humanos, perseguidos
Por otro lado, fuentes de Amnistía Internacional han reclamado que las autoridades cubanas dejen entrar en el país a investigadores de esta organización "para contar lo que ocurre" con los derechos humanos en la isla. "Hace 30 años que no estamos", han indicado.
No obstante, han precisado que Cuba se une a países como China, Irán o Myanmar, en los que la presencia de activistas de derechos humanos está limitada o son perseguidos. "Esto ralentiza mucho nuestro trabajo", han agregado.