Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de la electricidad se dispara hasta los 85 euros por MWh y toca nuevos máximos en plena ola de frío

El precio mayorista de la electricidad se disparará mañana hasta los 85,79 euros por megavatio hora (MWh), con lo que marcará un nuevo máximo desde diciembre de 2013, según datos recogidos por Europa Press a partir del operador del mercado ibérico, Omie.
Este nuevo repunte de precios consolida las fuertes subidas en el mercado en este arranque del año, afectado por el efecto acumulativo de varias circunstancias, agravadas por la actual ola de frío en el país que han llevado a registrar las temperaturas más bajas del año.
La demanda prevista para mañana se situará en 632 gigavatios hora (GWh), ligeramente por debajo de los 650 GWh esperados para este miércoles.
Para encontrar un precio tan alto como el de mañana hay que remontarse al 18 de diciembre de 2013, cuando se alcanzaron los 91,89 euros. Tras la escalada de precios durante aquel mes, el Gobierno decidió suspender el anterior sistema de subasta eléctrica (Cesur) y sustituirlo por el actual, en el que la tarifa dejaba de consistir en un precio trimestral y quedaba referenciada al precio de cada hora en el mercado.
LA HORA MÁS CARA DE MAÑANA SUPERARÁ LOS 95 EUROS POR MWH.
La franja horaria más cara de mañana se dará a las 20.00 horas. En ese momento, los consumidores que dispongan de contadores 'inteligentes' y tarificación por horas pagarán la electricidad por encima de los 95 euros por MWh.
El mercado se ha visto afectado en este invierno por el efecto acumulativo de varias circunstancias, entre las que figuran el aumento de la demanda, la ola de frío y la exportación a Francia por la indisponibilidad nuclear, que se han visto acompañadas de una reducción en las aportaciones de agua, cuya participación se ha visto reducida y se realiza a un coste mayor, afectando al precio.
Además, la tendencia alcista del precio de los combustibles fósiles, especialmente importante en el caso del gas tras la cancelación de suministros a Europa desde Argelia, ha incrementado los costes de producción de las centrales de carbón y gas. En los 19 primeros días del año este precio se ha duplicado con respecto a los del año pasado.
Los precios diarios del mercado mayorista se fijan con un día de antelación, alrededor del mediodía. El 'pool' funciona de forma marginalista, de modo que las tecnologías entran por orden de coste y la última de ellas en participar, la más cara, marca el precio para el conjunto.
El precio mayorista de la electricidad, conocido como 'pool', tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto de Electricidad. El Gobierno ha congelado para 2017 los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes regulados.
ENCARECIMIENTO DE 100 EUROS AL AÑO.
El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, señaló este miércoles que, a los precios actuales, el recibo de la luz se va a encarecer unos 100 euros al año.
En declaraciones a la Cope recogidas por Europa Press, subrayó que España está marcando máximos de precios en la electricidad por varios factores: el frío, la falta de agua y de viento, la subida "artificial" del precio del petróleo derivada del acuerdo alcanzado el pasado 30 de noviembre por la OPEP y otros países productores, y la paralización de una cuarta parte del parque nuclear en Francia, que está haciendo que este país compre en España energía más barata, encareciendo los costes.
"Cuanto más frío hace hay más consumo de electricidad y más demanda y se tiene que producir con medios más caros. Esto es así en España, pero está siendo mucho peor en el centro de Europa, especialmente en Francia (...) Tenemos además un problema meteorológico importante: no ha llovido prácticamente nada, con lo cual el agua es escasa y la electricidad más barata es la que se produce con agua y tampoco ha hecho viento y antes de la reforma energética la energía eólica era más cara, pero después de la reforma ésta ayuda a bajar el precio", subrayó Nadal.