Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La política nacional centra el primer debate europeo entre Mayor Oreja y López Aguilar

López Aguilar Vs Mayor OrejaCNN+
Un debate sobre las elecciones europeas pero sin Europa en sus contenidos. Esto fue lo que deparó el primer cara a cara entre los cabezas de lista de PSOE y PP al Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja, respectivamente.
Los dos candidatos utilizaron las medidas de sus partidos frente a la crisis económica como principal reclama para pedir el voto ante la cita con las urnas del 7 de junio durante el primer debate televisado de esta campaña.
Referencia a la política nacional
Mayor Oreja reclamó a los españoles que apuesten por un "cambio" político en estos comicios, que presentó como una disyuntiva entre la "responsabilidad" del PP y la "ficción" del PSOE frente a la crisis.
Por su parte, López Aguilar apostó por "más protección social" y aumentar la lucha contra la pobreza como los mejores instrumentos para superar la actual coyuntura económica.
Este fue el mensaje que, a modo de resumen, lanzó cada uno de ellos en el último turno de palabra del debate, en el que debían presentar sus conclusiones después de más de una hora de intenso cruce de argumentos sobre la economía, las políticas sociales, las libertades públicas y la política exterior de la Unión Europea.
Pese a tratarse de un debate sobre las instituciones comunitarias, los dos candidatos sacaron a relucir cuestiones de la política nacional como los 4 millones de parados, la reforma del aborto, el franquismo, el empleo del castellano, el nivel educativo, los nuevos derechos sociales y la negociación política con ETA. Al contrario de lo que cabía esperar, la presunta trama de corrupción vinculada al "caso Gürtel" no apareció en ningún momento.
La crisis económica
El primer bloque del debate se centró en la actual situación económica. López Aguilar comenzó con el recuerdo de la "especulación" inmobiliaria de la última década para desautorizar de antemano las propuestas económicas del PP y acusar a sus dirigentes de ser "los campeones de la demagogia" al utilizar los datos actuales del paro contra el Gobierno cuando la pasada legislatura llevó el desempleo a mínimos históricos.
Mayor Oreja interpretó la intervención de López Aguilar más propia de otro tipo de foros y le espetó que "España no está para mítines", sino para adoptar urgentemente medidas contra la crisis económica.
López Aguilar aseguró que las recetas que propone el PP son típicas "del siglo XIX" y advirtió de que los dirigentes de la oposición "no quieren ayudar a combatir el paro sino que quieren ayudarse del paro para derrocar al Gobierno" de Zapatero.
Educación y Políticas Sociales
En política social, Mayor Oreja aseguró que el planteamiento del PP es "la suma del empleo y de la educación" ante el "fracaso" cosechado por Zapatero en sus cinco años de mandato, a la vista de los 4 millones de parados y las calificaciones que España recibe en el Informe PISA de la OCDE.
López Aguilar replicó que los valores del PP "no son los mismos" del resto de Europa y explicó que por eso se están aumentando los derechos de los ciudadanos y de los trabajadores con la Ley de Dependencia y oponiéndose a una rebaja de las condiciones laborales.
Mayor Oreja lamentó que el PSOE no hiciera todas las reformas que anuncia ahora "durante la bonanza" económica de la pasada legislatura y acusó a su contrincante de haber perdido en la Unión Europea "el 90 por ciento de los fondos netos" que España recibía con el PP.
Más política nacional
En el tercer bloque, sobre libertades y derechos, López Aguilar comenzó atacando a Mayor Oreja por oponerse en el Parlamento Europeo a condenar el franquismo y votar "a la derecha de la derecha" contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía, contra la conciliación familiar y contra los derechos de las mujeres.
Mayor Oreja quiso despejar de inmediato sus vinculaciones franquistas mostrándose orgulloso de haber contribuido a la Transición con su militancia en la UCD de Alfonso Suárez, lo que le supuso "jugarse la vida por alejarnos del régimen anterior".
Mayor Oreja marcó la iniciativa al sacar a relucir el problema para recibir una educación en castellano en algunas comunidades y reprochó al candidato socialista que recientemente votara en contra de dos iniciativas para proteger a los afectados.
López Aguilar respondió que "las lenguas no son un inconveniente" porque "la pluralidad nos hace mejores" y las lenguas cooficiales "son un hecho y enriquecen la lengua y se trata de proteger los derechos de todos.
A continuación, Mayor Oreja volvió a atacar con la reforma del aborto, que calificó de "disparate" por negar la condición de ser humano a los fetos, por permitir que las niñas de 16 años interrumpan un embarazo sin permiso de sus padres y por querer entregar sin receta la píldora del día después cuando se trata de "una auténtica bomba para su salud".
Por su parte, López Aguilar evitó entrar en el fondo de la cuestión y acusó a Mayor Oreja de "distraer la atención" al sacar la reforma del aborto en el debate, dado que su tramitación corresponderá al Congreso de los Diputados y no al Parlamento Europeo.
Política exterior europea
Al hablar de la política exterior de la Unión Europea en el último bloque del debate, Mayor Oreja se lamentó de que España no tenga "la fortaleza para estar en el puente de mando" fijando las prioridades y marcando el rumbo que debe seguir junto a los socios comunitarios.
López Aguilar acusó al PP de "debilitar desde dentro" a la UE cuando durante la etapa de José María Aznar siguió la política internacional de George W. Bush, que sólo sirvió para "alimentar el terrorismo internacional".
Subrayó que España está "en el corazón de Europa" y en el "grupo de cabeza" gracias a las políticas de Zapatero y sacó a relucir la presencia de España en las dos últimas cumbres del G-20 como prueba.