Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía agredió al hombre que falleció en las protestas del G-20

El diario 'The Guardian' muestra un vídeo, en su página web, en el que se observa cómo el hombre que falleció la semana pasada en una protesta contra la cumbre del G-20 en Londres fue agredido por la policía.
Ian Tomlinson, un quiosquero de 47 años, murió de un infarto el pasado 1 de abril cuando trataba de cruzar un cordón policial de camino a su casa tras terminar su trabajo, por lo que no participaba en las protestas.
Empujado por un policía
En el vídeo, grabado por un gestor de fondos neoyorquino, se aprecia cómo el hombre trata de alejarse de un grupo de policías, uno de los cuales le empuja violentamente por la espalda.
Tomlinson pierde el equilibrio y acaba en suelo, mientras un par de manifestantes tratan de ayudarle a levantarse, según muestra la cinta, que contiene las últimas imágenes de la víctima con vida.
Será investigado
El periódico entregó el vídeo a la Comisión Independiente de Quejas contra la Policía (IPCC en inglés), que este lunes ya anunció que investigaría si el quiosquero había sido objeto de agresión, como denunciaron varios testigos oculares.
Esos testigos indicaron a la IPCC, un organismo regulador que vigila la actividad de la Policía, que el quiosquero tuvo "contacto" con agentes de policía antes de desmayarse.
La Policía de la City se ha hecho cargo de la investigación en nombre de la Comisión, en tanto que ya han empezado a examinarse las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad instaladas en la zona.
Importantes protestas
La "City" londinense fue el pasado miércoles el escenario de las protestas más airadas de las varias que se celebraron en Londres con motivo de la reunión del G-20.
Grupos anarquistas y ecologistas, en su mayoría anticapitalistas, se concentraron en el centro financiero, frente al banco central, con el objetivo de paralizar la actividad de bancos y empresas.