Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La población mayor de 64 años se duplicará en 2049

La población mayor de 64 años se duplicaría en los próximos 40 años y pasaría a representar el 31,9 por ciento del total, según la 'Proyección de España a largo Plazo' elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), basada en la estructura demográfica española actual y las tendencias demográficas.
Esta simulación se atiene a resultados que muestran el efecto que en el largo plazo tendrían la evolución de la fecundidad, la mortalidad y las migraciones.
De esta forma, en 40 años el incremento sería de 2,1 millones de habitantes hasta alcanzar en 2049 los 48 millones, pero este aumento se concentraría, sobretodo, en edades avanzadas.
Más población infantil
Por otro lado, la población de cero a 15 años se incrementaría en 157.000 personas (un 2,2 por ciento), lo que se derivaría de las tendencias al crecimiento de la fecundidad actualmente observada.
Sin embargo, la población de los 16 a los 64 años se vería disminuida en más de medio millón de personas, es decir, un 18,4 por ciento de su volumen actual.
Menos personas en edad de trabajar
En cuanto a la tasa de dependencia, es decir la diferencia entre la población activa y la inactiva (grupos de menos de 16 años y de más de 64), el estudio del INE indica que por cada diez personas en edad de trabajar, en 2049 residirían en España casi nueve personas potencialmente inactivas.
Por tanto, la tasa de dependencia se elevaría hasta el 89,6 por ciento, frente al 47 por ciento actual.
Aumenta la esperanza de vida
De mantenerse los ritmos actuales de reducción de la incidencia de la mortalidad, la esperanza de vida al nacimiento dentro de 40 años alcanzaría los 84,3 años en los varones y los 89,9 en las mujeres, incrementándose en 5,8 y 6,5 años, respectivamente.
No obstante, el mayor tamaño poblacional y una estructura demográfica cada vez más envejecida producirían un continuo crecimiento del número de defunciones.
La continuidad futura de las tendencias recientes de la fecundidad elevaría el número de hijos por mujer hasta un nivel de 1,7 en 2048, una hipótesis que no sería suficiente para evitar el descenso en el número absoluto de nacimientos en las primeras décadas, como consecuencia de la reducción del número de mujeres en edad fértil.
Así, el número de nacidos no volverá a elevarse hasta 2028, una vez superados los efectos de la crisis de natalidad de los años ochenta del siglo pasado.