Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las playas españolas obtienen 571 banderas azules en 2009, 44 más que en 2008

Banderas azulesRReuters
España ha obtenido 571 'banderas azules' (493 en playas y 78 de puertos deportivos) en 2009, manteniéndose a la cabeza de los 34 países participantes del hemisferio norte. Es decir que una de cada seis banderas del total de las 3.338 concedidas en la región ondearán en España.
De esta forma, España recibe 44 banderas más que en 2008, un aumento equiparable al descenso que se produjo el año pasado, a causa del endurecimiento de los criterios de concesión, y se aproxima al número récord de distintivos de 2007.
Por Comunidades Autónomas
Galicia lidera la lista, con 124 banderas azules (119 de playas y 5 de puertos); seguida de Cataluña, con 108 banderas (87+21); la Comunidad Valenciana, con 101 banderas (89+12) y Baleares, con 85 banderas (65+20).
Concretamente, Galicia, que después del 'Prestige' hizo de la crisis una oportunidad, acapara casi la cuarta parte del total de las banderas azules. Se ha convertido asó en la región europea con más distintivos.
Por otro lado, Andalucía aparece en quinto lugar, con 83 banderas (70 de playas y 13 de puertos); seguida de Canarias, con 35 distintivos (32+2) y Murcia que ha recibido 16 banderas (15+1). Al final del ranking figuran el País Vasco, con tres banderas (2+1), y Cantabria, que como el año pasado, no ha obtenido ninguna bandera azul.
Apoyo al desarrollo sostenible

Desde la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor se ha instado a los municipios a que sigan colaborando en la campaña, ya que la evolución del turismo de 'sol y playa' obliga a las playas españolas a competir en calidad-precio con otros aspectos como la mejora de la accesibilidad, el libre acceso.
Por esto, se ha abogado por la colaboración entre instituciones "independientemente de su signo político" y ONGs, poblaciones autóctonas y visitantes para continuar con esta labor. El objetivo es claro: mejorar el litoral que "plantea todavía problemáticas, debido a la creciente presión urbanística, que requieren soluciones ecológicas y sociales urgentes.