Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los piratas huyeron porque no se puede "tirar a matar"

El secuestro del 'Alakrana' llega al Congreso de los Diputados. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha recalcado que el Ejecutivo ha cumplido la ley "de manera escrupulosa" en la gestión del secuestro del buque 'Alakrana' y ha anunciado que el Gobierno está dispuesto a activar un "protocolo para la gestión de crisis de incidentes de ese tipo".
"Hemos cumplido la ley de principio a fin. Las 24 horas, de los 47 días que ha durado el secuestro y hasta que hemos logrado su liberación", manifestó ante el pleno del Congreso. Además, aseguró que el Gobierno ha "tomado nota" de las críticas "constructivas y razonadas" y esperó que todo el mundo haya extraído "enseñanzas" de este incidente.
En su comparecencia, De la Vega no dio detalles de la operación de liberación del buque pero sí se refirió a dos de los puntos más polémicos, la detención de dos de los piratas y el episodio en que los secuestradores anunciaron que habían bajado a tierra a tres tripulantes.
Sobre este punto, no quiso entrar en detalles "por razones de seguridad" pero sí aseguró "que el Gobierno supo en todo momento donde estaba la tripulación" y que, ese día, con sus actuaciones pretendieron "garantizar la seguridad" de los tripulantes. "Sabíamos donde estaba la tripulación, toda la tripulación y las garantizo que así fue en todo momento y de manera permanente", aseveró.
Además, anunció que fue ese día cuando el Gobierno fue consciente de que el secuestro podía "estar llegando a su fin" y de que se iniciaba "la cuenta atrás para la liberación" y que por eso el jefe del Ejecutivo llamó al líder del PP para pedirle discreción.
La detención de los piratas
De la Vega se detuvo una vez más en subrayar que la detención y traslado a España de dos piratas dos días después del secuestro no fue "una opción" sino "una obligación" legal. Recordó, en concreto, que la operación Atalanta obliga a detener a los sospechosos de piratería y añadió que "al tratarse de un barco español y contra ciudadanos españoles" la competencia para juzgarlo corresponde a los tribunales españoles.
En eso coinciden, aseguró, el Gobierno, el servicio jurídico del Estado, la fiscalía de la Audiencia Nacional, los dos jueces centrales de instrucción que han intervenido y todos los magistrados la sala de lo penal de la Audiencia Nacional.
Un protocolo de crisis
El Gobierno activará un protocolo para la gestión de crisis de incidentes como el del "Alakrana", que someterá en los próximos días al estudio de los grupos parlamentarios, ha anunciado la vicepresidenta primera del Gobierno.
Esta es una de las medidas que pondrá en marcha el Ejecutivo tras el secuestro del atunero vasco, según ha avanzado De la Vega en su comparecencia ante el Pleno del Congreso.
Tras la sesión de control
La comparecencia se celebrará después de la sesión de control ordinaria al Ejecutivo en el pleno del Congreso, en la que los ministros han respondido a preguntas del Grupo Popular sobre la gestión del secuestro.
La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha defendido la actuación de los miembros de la Armada tras la liberación del atunero y ha asegurado que la Armada hizo "lo máximo dentro de la ley" para detener a los últimos piratas que salieron del pesquero "Alakrana" antes de su liberación y que si hubieran ido más allá habrían cometido "actos ilegales".
Además, añadió que el ejército español no está autorizado para intervenir en tierra, ni tampoco a tirar a matar, al tiempo que recordó que la distancia hasta la playa, "donde les esperaba mucha gente y se podían haber causado daños colaterales", era de sólo 1,7 millas "y por eso no dio tiempo, aunque se intentó".
Por su parte, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha advertido al PP de que hubiera sido "ilegal" detener a los dos piratas implicados en el secuestro del "Alakrana" y no ponerlos a disposición de los tribunales.
El ministro sentenció que el Gobierno "ha hecho en todo momento lo que tenía que hacer", que las Fuerzas Armadas actuaron de acuerdo a lo previsto en la Constitución y en la ley y que una vez detenidos los dos piratas el Ejecutuvo ha actuado "con absoluto respeto" a los órganos judiciales.
Pedraz interroga a los marineros gallegos
Mientras, el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha tomado declaración a los tripulantes gallegos del buque 'Alakrana' en el Decanato de Vigo. El martes hizo lo propio con los marineros vascos.
El espivotero, persona que amarra la mercancía, sobre todo en temporal, del 'Alakrana', el gallego Joaquín Fernández, ha explicado que en su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional no se le han mostrado imágenes de los dos piratas detenidos y que permanecen en Madrid y que tampoco reconocería a estas personas.
Preguntado sobre la posibilidad de personarse como acusación particular en el juicio contra estas dos personas, el marinero explicó que "de momento, nada".
En una rueda de prensa en los juzgados de Vigo, posterior a su declaración ante el magistrado de la Audiencia Nacional, Fernández, residente en Nigrán, afirmó que los marineros del buque, que permaneció 47 días secuestrado, tendrán que "ponerse todos de acuerdo".