Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se piden 50 años de prisión para Carcaño

La policía amplía la búsqueda de Marta del Castillo hasta la desembocadura del GuadalquivirCUATRO
El letrado que representa a la familia de Marta del Castillo, la joven desaparecida y presuntamente asesinada la noche del 24 al 25 de enero del pasado año 2009, ha solicitado una pena de 50 años y cinco meses de prisión para el asesino confeso, Miguel Carcaño. Este es acusado de los presuntos delitos de asesinato, dos de violación (autor principal de uno y cooperador necesario del otro) y profanación de cadáveres, así como el pago de una indemnización de 480.000 euros.
Asimismo, la petición para su hermano Francisco Javier Delgado es de cinco años de cárcel por los presuntos delitos de encubrimiento, profanación de cadáveres y amenazas. Mientras, para Samuel Benítez y María García se solicitan tres años por los presuntos delitos de encubrimiento y profanación de cadáveres. Además, pide para cada uno de ellos el pago de una indemnización de 100.000 euros.
De igual modo, la acusación particular advierte de que mantiene la pretensión de acusar al hermano del asesino confeso de otro delito de amenazas, aunque este extremo se encuentra pendiente de un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Sevilla. Además, matizan que a las anteriores penas deben añadirse las accesorias de alejamiento y prohibición de comunicación y residencia.
Los hechos
En el escrito de acusación, el letrado de la familia relata que el viernes día 24 de enero de 2009, entre las 20,00 y las 24,00 horas, Miguel Carcaño, junto con el menor conocido como el 'Cuco', comenzaron a agredir con golpes, puñetazos y patadas a quien era su amiga Marta del Castillo. Esta se encontraba con ellos indefensa y confiada en su previa relación de amistad con ambos.
Al hilo, "Carcaño y el menor la condujeron por la fuerza a la cama con el propósito de obtener satisfacción sexual contra la voluntad de aquella, sujetándola entre ambos y esgrimiendo una navaja tipo mariposa para amedrentarla, la penetraron vaginalmente, primero uno, y luego el otro".
Pacto de silencio
De igual modo, señala que, "tras haber matado a Marta", ambos imputados "buscaron ayuda para limpiar los vestigios que pudieran haber quedado en el lugar y para deshacerse del cadáver posteriormente".
Según agrega, los imputados, "a pesar de exhaustivas búsquedas, han conseguido su propósito, sin que se haya podido acreditar por ello el modo en que lo hicieron".