Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las personas que practican deporte con regularidad pueden tener menos riesgo de padecer un infarto de miocardio

La angina de pecho y el infarto de miocardio tienen una incidencia significativamente menor en la población que practica deporte con regularidad, según han informado expertos de HM Hospitales con motivo de la celebración del Día Mundial del Corazón.
"Practicar deporte mejora la tensión y el colesterol, previene la obesidad y la diabetes, y ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad. No obstante, hay que hacerse un chequeo médico deportivo para saber, independientemente de la edad de la persona, si hay algún problema cardiovascular no detectado previamente como arritmias o miocardiopatías que puedan limitar sus actividades físicas o poner en riesgo su salud", ha comentado el jefe del Servicio de Medicina Deportiva del Hospital Universitario HM Torrelodones de Madrid, Ángel Hernández.
En este sentido, el experto ha recomendado entre 3 y 5 horas de deporte semanal para un nivel deportivo medio. Un tiempo que sería "suficiente" para conseguir una prevención cardiovascular significativa, siempre respetando los tiempos de recuperación y distribuyendo las horas de entrenamiento, al menos, en 3 días a la semana.
La intensidad depende del nivel de preparación, pero siempre es mejor una práctica suave y mantenida que brusca o irregular. "Si se padece alguna enfermedad cardiovascular hay que consultar con el cardiólogo para que nos indique qué ejercicio nos conviene realizar y con cuánta intensidad", ha añadido el especialista.
Por otra parte, el doctor Hernández ha aconsejado caminar diariamente, subir escaleras en vez de coger el ascensor, aparcar el coche a unos minutos de casa o del trabajo para obligarnos a andar, arreglar el jardín o desplazarse en bicicleta por la ciudad.
Del mismo modo, el cardiólogo de la Unidad de Cardiopatías Congénitas del Hospital Universitario HM Montepríncipe, Alejandro Rodríguez, dirigida por el Dr. Fernando Villagrá, ha destacado la importancia de que el deporte en la infancia sea "variado y siempre formando parte del juego", ya que la competitividad y el exceso de exigencia pueden provocar estrés en los niños y perjudicar su salud.
REALIZAR EJERCICIO INDICADO PARA LA EDAD
"Cuando la actividad física es vigorosa puede conllevar un riesgo especial para los niños que no presentan síntomas de enfermedades cardiacas, llegando incluso a provocar la muerte súbita. Esta posibilidad se multiplica por tres en los jóvenes deportistas que realizan competición", ha enfatizado el especialista.
Ahora bien, comenta, no sólo es recomendable realizar un reconocimiento antes de empezar a desarrollar una actividad deportiva de manera constante para descartar cualquier trastorno anatómico o funcional del corazón, también hay que hacer un seguimiento de los corazones de los jóvenes deportistas que no han alcanzado su pleno desarrollo y están expuestos a entrenamientos que superan los 45 minutos diarios de 3 a 5 días a la semana.
La consulta se realiza en una sola sesión y es atendida por un equipo de cardiólogos pediátricos especializados que revisan el historial clínico del niño, sus antecedentes familiares relevantes y le hacen una exploración cardiológica completa del ejercicio, de manera no invasiva y con un detallado informe final. Las pruebas que se realizan son un electrocardiograma, un ecocardiograma y una ergometría de esfuerzo. En el caso de que sea necesario, se harán otras pruebas complementarias como un holter de ECG, pruebas genéticas o una resonancia magnética cardiaca.
"Este reconocimiento antes de la participación deportiva y el seguimiento cardiovascular descartan más del 90 por ciento de los casos de muerte súbita en deportistas jóvenes, muestran la situación cardiológica de estos pacientes y aumenta el conocimiento en torno a las estrategias para llevar a cabo en su seguimiento", ha destacado Rodríguez.
Finalmente, el jefe del Servicio de Cardiología (área de Docencia) del Centro Integral de Enfermedades Cardiovasculares HM CIEC, Francisco Rodríguez Rodrigo, ha aconsejado, para mejorar la salud cardiovascular, controlar de forma regular la presión arterial, dieta equilibrada, moderar el consumo de alcohol, dejar de fumar, vigilar los niveles de glucosa y colesterol mediante análisis rutinarios de sangre, reducir el estrés y la ansiedad, controlar el peso sin recurrir a "dietas milagro", incorporar el ejercicio físico en el día a día, realizar revisiones médicas periódicas, controlar la medicación que se toma de forma habitual y tener presentes los antecedentes familiares.