Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una de cada tres personas olvida sus contraseñas de servicios online

Un usuario de Internet tiene que recordar de media cada día un total de 10 contraseñas. Uno de cada tres usuarios se ven obligados a escribir sus contraseñas para no olvidarlas y un tercio directamente no es capaz de recordarlas.
Internet cada vez tiene más servicios, lo que provoca que los usuarios cada vez tengan más perfiles y como consecuencias más contraseñas. El nombre de usuario se puede usar en varios servicios sin necesidad de cambiarlo, pero en cuanto a la contraseña, los expertos en seguridad recomiendan no usar la misma en varias cuentas para evitar que en caso de robo los piratas tengan acceso a múltiples servicios. El problema es que el volumen de contraseñas generado hace difícil para los usuarios recordar todas.
La media de contraseñas memorizadas por un usuario de Internet es de diez. Si tenemos en cuenta que normalmente los usuarios tienen una o dos cuentas de correo (una personal y otra profesional), varias redes sociales y varias suscripciones a foros o páginas especializadas, la cifra no es tan elevada. El estudio, realizado por la compañía Skrill y publicado por el diario The Telegraph, asegura que los usuarios tienen serias dificultades para memorizar todas sus contraseñas.
Uno de cada tres usuarios debe escribir sus contraseñas para no olvidarse de ellas. Este tipo de prácticas son útiles pero conllevan riesgos ya que si se escriben en un documento en el ordenador, si un 'hacker' accede tendría acceso a todas las contraseñas. Otro tercio de usuarios directamente no son capaces de recordar todas sus contraseñas. En estos casos, las webs suelen tener un sistema para recordar el código de acceso o un sistema para validar la identidad del usuario.
A la hora de crear las contraseñas, un 12 por ciento de los usuarios utilizan el nombre de sus mascotas para configurar su clave, mientras que el 10 por ciento usa su fecha de nacimiento. Un grupo más pequeño, el 9 por ciento, utiliza el apellido de soltera de su madre.
El estudio de Skrill también ha analizado cuáles son las contraseñas más difíciles de recordar para los usuarios. El 18 por ciento ha señalado a su contraseña de Banca online como la más difícil, seguida de la necesaria para acceder a sitios de compra, un 16 por ciento, y la de los ordenadores del trabajo, para un 7 por ciento.
Los expertos recomiendan variar con cierta frecuencia las contraseñas para dificultar a los 'hackers' el intento de acceso a los equipos. Aunque puedan ser una molestia, las contraseñas se han convertido en una necesidad para mantener los equipos seguros.