Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pedicura con peces puede transmitir enfermedades infecciosas

Los médicos británicos han lanzado la alarma al advertir de que esta técnica de pedicura puede transmitir enfermedades como el sida y la hepatitis C.Reuters

Es arriesgado para personas que padecen Psoriasis, heridas cutáneas y sistema inmunológico debilitado, según una reciente investigación en Reino Unido.

Muchos habían renunciado a cortarse los callos con las típicas tijerillas, alicates y limas para recurrir a los peces.
En Reino Unido y EEUU se había convertido en una moda esto de pasar 30 minutos con los pies metidos en un tanque mientras unos simpáticos pececillos mordisqueaban piel muerta y rugosidades.
Los médicos británicos han lanzado la alarma al advertir de que esta técnica de pedicura puede transmitir enfermedades como el sida y la hepatitis C.
La Agencia de Protección Sanitaria británica asegura que el riesgo es "mínimo", pero "no irrelevante", sobre todo en personas que tienen el sistema inmunológico debilitado, según publican algunos medios que se hacen eco de la recomendación.
 Los expertos llaman la atención a las personas que padecen diabetes, psoriasis, heridas cutáneas o el sistema inmunológico debilitado que "eviten este tipo de pedicura".
Esta técnica que tiene su origen en el continente asiático fue recibida con excepticismo por la comunidad médica, sin embargo, se extendió rápidamente por Gran Bretaña, Europa, Canadá y Estados Unidos hasta Sudamérica, donde se ha convertido casi en tendencia de los salones de belleza.
Ahora, tras las dudas de los médicos, por el riesgo de contagio de infecciones ha sido prohibida en varios estados norteamericanos, incluyendo Florida, Texas, New Hampshire y Washington.
Por lo general, para realizar esta técnica se usan carpas y los clientes sumergen los pies en un tanque, donde los peces se comen con meticulosidad los callos y la piel muerta.
La Agencia británica de Protección Sanitaria, tras seis meses de investigación, reveló que los tanques donde se meten los pies contienen muchos microorganismos y bacterias.
De este modo, se pueden transmitir infecciones del pez a las personas (durante el proceso de pedicua), del agua a la persona (por bacterias que se multiplican en un medio líquido) o de persona a persona (a través el agua y los peces).