Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El papel del pediatra es clave en la decisión de muchas madres de mantener o dejar la lactancia a sus hijos

Los pediatras deben estar bien informados sobre los beneficios de la lactancia materna y deben saber transmitirlos a las mujeres, ya que su papel es clave en la decisión de muchas madres de mantenerla o dejar de amamantar a sus hijos, según destaca la Asociación Española de Pediatría (AEP), que ha puesto en marcha una nueva edición de su curso de formación para residentes de esta especialidad.
"Como profesionales sanitarios no sólo debemos conocer la evidencia científica de los beneficios de la lactancia materna para el bebé y la madre, sino saber cómo fomentarla y ayudar a mantenerla", ha defendido José Manuel Martín Morales, pediatra del Hospital de Barbanza en Santiago de Compostela y director de este curso.
En este sentido, en esta actividad formativa que se celebra esta semana también informan de técnicas para "reforzar la confianza de la madre ofreciéndole ayuda e información para que ella pueda resolver los problemas que le puedan surgir".
Asimismo, se le da mucha relevancia a la escucha activa, con atención y empatía hacia la madre y sus problemas, ya que "así el pediatra puede llegar a un buen diagnóstico de la situación y ofrecer sugerencias constructivas para que la mujer que desee alimentar a su bebé con leche materna lo pueda hacer mientras lo desee", ha destacado este experto.
La leche materna es, tal y como recuerda la doctora Marta Díaz, coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la AEP, es el mejor alimento para el bebé por sus demostrados beneficios tanto a nivel nutricional como inmunológico.
Entre las ventajas de esta alimentación para el bebé está que reduce el número de infecciones gastro-intestinales, otitis, infecciones respiratorias bajas severas, y minimiza las posibilidades de muerte súbita del lactante, al tiempo que se ha demostrado menor número de casos de obesidad, dermatitis atópica o asma en los niños que han recibido lactancia materna. Además, reduce el riesgo de diabetes, cáncer de ovario y cáncer de mama en caso de la madre.
Pese a estos beneficios, un reciente estudio de la AEP y otras asociaciones reveló que el 55,1 por ciento de las mujeres suspende la lactancia materna de cara a su reincorporación laboral y el 23,1 por ciento inicia la alimentación mixta con su bebé, combinando la lactancia con leche de fórmula.