Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partido gubernamental de Marruecos dice que no aceptará chantajes

El partido gubernamental de Marruecos dice que no aceptará chantajesReuters
En referencia a los disturbios ocurridos en la capital de Sáhara Occidental, El Aaiún, y al desmantelamiento del campamento de protesta Agdeim Izik -levantado a las afueras de la misma-, el órgano ejecutivo del partido "observa con orgullo la eficaz resistencia que los habitantes del campamento Agdeim Izik mostraron contra los intentos de los separatistas que han perpetrado actos de sabotaje para provocar malestar y ocasionar el caos".
Asimismo asegura que concede una "importancia extrema" a estos acontecimientos y subraya "las reivindicaciones sociales hechas por algunos de los habitantes y el intento de algunas personas por explotar este movimiento que tiene lugar en el contexto de la libertad, la pluralidad y el aperturismo" que según Istiqlal prevalece en Marruecos.
Por último, el partido encabezado por el primer ministro, Abás el Fasi, asegura que bajo la autoridad del monarca Mohamed VI, Sáhara Occidental ha experimentado importantes avances a nivel social, económico, cultural y político.
Las fuerzas de seguridad marroquíes entraron a primera hora del lunes en el campamento, en el que en las últimas semanas se habían congregado unas 20.000 personas en más de 4.000 jaimas para protestar por las condiciones de vida que sufre la población saharaui en el territorio ocupado por Marruecos en 1975.
Víctimas
El balance de víctimas tanto en el centro de acampada como en la ciudadtodavía no es preciso. Fuentes del Gobierno hablan de cinco marroquíesmuertos, mientras que el Frente Polisario habla de una víctimasaharaui, un extremo confirmado ya por Rabat.
Según denuncia elcolectivo Sáhara Thawra, hay unos 300 desaparecidos. Muchos de elloshan sido detenidos por el Ejército marroquí y han sido trasladados auna base militar al norte de El Aaiún. Otros se encuentran en loshospitales, ya que resultaron heridos tras los enfrentamientos. Tambiénaseguran que hay muchos niños que están en paradero desconocido.
Según un comunicado del Procurador difundido por la agencia oficial MAP, "se ha abierto una investigación bajo la supervisión del parqué general a fin de dilucidar las circunstancias en que murió Gargar Brahim Uld Mahmud Hamadi". La nota señala asimismo que la investigación «se desarrolla dentro del respeto total de las garantías previstas por la ley».
Marruecos ha anunciado oficialmente la muerte de cinco agentes de sus cuerpos de seguridad; dos gendarmes, un miembro del grupo de intervención de las Fuerzas Auxiliares y otro de la Protección civil en los enfrentamientos en El Aaiún, mientras que otro efectivo de las Fuerzas Auxiliares falleció en el asalto al campamento.
Mientras, organizaciones saharauis pro autodeterminación hablan de "centenares de heridos, detenidos y desaparecidos", muchos de los cuales se echaron al desierto en la mañana de este lunes después de la intervención en Gdaim Izik y todavía se desconoce su paradero.
Jauregui pide prudencia
El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha defendido la prudencia del Gobierno ante los sucesos del pasado lunes en El Aaiún y ha considerado el diálogo auspiciado por la ONU entre Marruecos y el Frente Polisario como la única vía posible para lograr una solución.

El ministro ha advertido de que la confusión en relación con la cifra de muertos en los sucesos del pasado lunes hace sembrar muchas dudas, y de ahí que el Gobierno sea prudente, reclame el fin de la violencia y trabaje intensamente para que fructifiquen las conversaciones que se están desarrollando entre las partes auspiciadas por la ONU.