Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El parricida de Moraña reconoce que drogó y asesinó a sus hijas con una radial

Ha llegado entre fuertes medidas de seguridad y ha sorprendiendo a todos con un cambio radical de su aspecto. David Oubel drogó y asesinó con una radial a sus dos hijas de nueve y cuatro años. Hasta ahora no había hablado. Hoy lo ha reconocido e incluso ha pedido perdón. Ha admitido que sabía lo que hacía, que NO sufría alienación mental. Acatará la pena que se le imponga y puede ser prisión permanente revisable. Por primera vez, un fiscal pide esta pena a un acusado y señala además alevosía y ensañamiento con los cortes con la radial.