Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El parlamento griego apoya el plan de austeridad del Gobierno heleno

La aprobación de estas medidas permitirá al país heleno acceder al plan de rescate de 110.000 millones de euros de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional. El proyecto que incluye las nuevas medidas deberá pasar una segunda votación para convertirse en ley.
Esta votación no ha contado con el apoyo de tres parlamentarios socialistas, Sofia Sakofara, Yannis Dimaras y Vassilis Oikonomou, que se han abstenido. Por este motivo, los tres han sido expulsados ya por el primer ministro de Grecia, George Papandreou, del grupo parlamentario del Partido Socialista.
Durante su comparecencia en el Parlamento, Papandreou ha pedido al país que acepte los severos recortes presupuestarios propuestos por el Gobierno y ha destacado que estas "medidas de emergencia son la condición para recuperar la credibilidad y ganar tiempo". "Es la hora de hacer los grandes cambios que se han ido retrasando durante años", ha afirmado Papandreou, quien ha insistido en que no hay tiempo que perder para reformar una economía en un situación complicada que ha puesto en riesgo a toda la zona euro.
Partidos conservadores y de izquierdas en contra

Asimismo, ha acusado al anterior Gobierno conservador de la reiterada corrupción que ha llevado a Grecia a estar al borde la bancarrota. "No estaríamos aquí, no habríamos pedido a los griegos estos sacrificios, si este saqueo no se hubiera producido", ha recalcado.
Los principales partidos conservadores y de izquierdas ya habían anunciado que votarán en contra de esta ley, lo que no impedirá su aprobación, pese a que el Gobierno tenía la esperanza de lograr un amplio consenso político sobre esta medida. "El Gobierno apoya la ley y se aprobará, pero estamos obligados a rechazarla", ha asegurado el líder de Nueva Democracia, Antonis Samaras.
"Caminaremos solos"
Por su parte, el ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, ha dejado claro ante los legisladores, que el Gobierno no tiene intenciones de retroceder en su plan trienal para reformar radicalmente la economía del país. "Presionaremos para seguir adelante, incluso si tenemos que caminar solos, sin el respaldo de otros partidos", ha afirmado el ministro.
"Sabemos que el coste político es muy alto, pero no tenemos dudas, aceptamos esto con total conciencia. La solución para la economía griega depende de este programa, de estos cambios y de la reducción de nuestra deuda pública", agregó.
La votación se ha producido un día después de que cerca de 50.000 griegos se manifestaran por Atenas y un atentado incendiario provocara tres muertes. Los principales sindicatos públicos y privados, durante sus protestas del miércoles, paralizaron vuelos, cerraron tiendas e interrumpieron el transporte público.