Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas y los parlamentarios catalanes evitan a los 'indignados' en helicópero

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la del Parlamento, Nuria de Gispert, han llegado a la cámara catalana en helicóptero, que ha aterrizado frente al edificio y dentro del recinto del parque de la Ciutadella, alejado de los 'indignados' que intentan bloquear el acceso de los diputados al pleno de Presupuestos de este miércoles por la mañana. Algunos diputados han podido entrar ya en la cámara a pie, aunque han sufrido abucheos y empujones de algunos jóvenes concentrados. Las puertas del Parlamento han amanecido bloqueadas por los 'indignados', ante un fuerte dispositivo policial.
Los primeros choques entre manifestantes y policía se ha producido en la confluencia de las calles Wellington y Pujadas, donde se acumulan decenas de personas frente a la barrera policial, y los Mossos ya han disparado sus escopetas y han dispersado en varias ocasiones a la multitud, que ha creado varias barricadas con contenedores en la zona.
Un fuerte policial conjunto con decenas de furgonetas de antidisturbios de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana están controlando toda la zona, y un helicóptero vigila desde el aire todos los movimientos. Los manifestantes han cantado consignas como 'No pasarán', han llamado a una resistencia pacífica y han increpado a los Mossos por no llevar el número de placa visible en sus uniformes.
Más de 2000 personas se han llegado a concentrar a las puertas del parque que alberga el Parlament durante la tarde del martes. La prioridad de los indignados catalanes, tal y como se decidió en asamblea, es impedir el paso de los 135 diputados del parlament para que no voten los presupuestos.
De los más de dos mil indignados se han manifestado durante la tarde del martes en el Parque de la Ciutadella, en Barcelona, varios centenares han pasado la noche acampados ante la puerta de acceso a los jardines que albergan el parlamento catalán.
Su objetivo es bloquear la entrada de los diputados catalanes al pleno que, el miércoles y el jueves, debatirá el proyecto de ley del presupuesto regional 2011. Los "indignados" quieren impedir la aprobación de estos presupuestos que prevén un recorte del gasto público del 10%, así como la reducción de prestaciones sociales y sanitarias.
Desde las 17 horas de este martes, el recinto permanece cerrado por decisión conjunta de la Consejería de Interior y el Ayuntamiento de Barcelona y esta mañana, la entrada al parque ha amanecido bloqueada por los indignados.
A lo largo de la tarde del martes se han ido reuniendo las asambleas de los barrios y los 'indignados' de otras localidades catalanas -40 de ellos han dejado la acampada de Girona para apoyar este acto-, que han bajado en columnas cortando algunas de las principales vías de la ciudad, escoltados por la Guardia Urbana y los Mossos.
Así, han bloqueado la avenida Diagonal, el paseo de Gràcia, la Via Laietana y la avenida Paral·lel, entre otras calles, desde las 17:00 horas, cuando han empezado las marchas desde diferentes puntos de la ciudad.
Entre las 21.00 horas y las 21.30, se han reunido frente al parque cerca de 2.500 personas, según han informado la policía catalana, que han realizado una cacerolada y una batucada durante más de una hora gritando consignas como: "No pasarán" y "El pueblo unido jamás será vencido".
A partir de las 22 horas, han iniciado un acto en el que han tomado la palabra varios representantes de los 'indignados' para anunciar la decisión de acampar junto al parque y convocar a los compañeros que no se quedan a acudir a primera hora de este miércoles a la entrada del parque por la estación de França para impedir el paso de los diputados que tienen previsto tramitar los Presupuestos de 2011 en la cámara catalana.
En todo momento los 'indignados' han reiterado su voluntad de que la acción reivindicativa sea pacífica y han pedido a los concentrados que no salten la verja del parque.