Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pareja española desaparecida tras el terremoto en Sumatra está bien

La murciana Ana Pelegrín, abogada que trabaja como funcionaria en la Junta de Andalucía, y su pareja, un farmacéutico almeriense, que habían desaparecido tras el terremoto de 7,6 grados que hace unos días afectó a la costa oeste de la isla indonesia de Sumatra, se encuentra bien, según ha relatado el hermano, Antonio Pelegrín.
Estaban incomunicados
La pareja española está, en estos momentos, en Siberut, la isla más grande del archipiélago de Mentawai, que se encuentra a unos 170 kilómetros de la ciudad de Pandang. Este familiar ha comentado que su hermana y su cuñado lograron coger el ferry a tiempo, y que no pudieron ponerse antes en contacto con ellos debido a que estaban totalmente "incomunicados" como consecuencia del seísmo, que llegaron a sentir a pesar de la distancia que separa esta isla de la ciudad de Pandang.
Las primeras noticias sobre su paradero se han recibido esta mañana, a través de la embajada española en Yakarta, un corresponsal de la Unesco, y un periodista que se encuentra en Pandang, que lograron establecer contacto con ellos. Antonio, que fue avisado por su madre y su hermana, está intentando hablar con ellos, aunque de momento no ha podido conseguirlo.
Por el momento, son cinco los españoles que han conseguido ser localizados en zonas distintas de la isla: dos vascos, un madrileño y esta pareja, según Pelegrín.
Miles de sepultados, un millar de muertos
Las consecuencias del terremoto son innumerables. Hasta 4.000 personas siguen sepultadas bajo los escombros en Sumatra. Los equipos de rescate, desbordados por la tragedia del seísmo, aceleran las faenas para encontrar el máximo número de supervivientes.
Ni siquiera con la ayuda de los especialistas de media docena de países que se han sumado a los centenares de funcionarios y voluntarios indonesios, se puede hacer frente a la ardua tarea, cuando ya el balance oficial de fallecidos supera el millar.