Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La difícil cotidianidad de los padres de un niño con parálisis

En un piso sin ascensor y sin posibilidades de cambiar de vivienda. El banco les niega la hipoteca porque 2.300 euros no es una nómina suficiente.