Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de los buceadores desaparecidos no se rinden

Los padres de Israel Pérez y María Lourdes González, los dos submarinistas españoles desaparecidos desde el pasado jueves en el mar Rojo, se encuentran en la ciudad egipcia de Sharm el Sheij para seguir de cerca las operaciones de búsqueda de sus hijos. Sin embargo, planean viajar hoy lunes a El Cairo tras terminar los trámites judiciales.
Según han indicado los familiares, esta mañana tienen previsto dirigirse a los juzgados de esta localidad turística, frente a cuyas costas se hundió el pasado 19 el barco en el que viajaban Israel y María Lourdes.
Allí, y después de haber presentado ayer una denuncia contra el capitán y el armador de la embarcación, que según fuentes oficiales egipcias ya están detenidos, presentarán sus testimonios a la fiscalía egipcia, que ya tomó declaración a todos los supervivientes del naufragio.
Mientras tanto, Jorge Sánchez, el único superviviente que aún no ha regresado a España, intentará hoy con la ayuda de un responsable del Centro de Buceo Nacional de Egipto y un pescador local, establecer el punto exacto del hundimiento.
Como aseguran los padres de los desaparecidos, esperan que en la zona del naufragio haya restos de aceite del barco, que faciliten su localización.
Jorge Sánchez y su padre, Javier, que viajó desde España tras el suceso, son socios del centro de buceo "Dolphins", de Jávea (Alicante), a través del cual se había desplazado a Sharm el Sheij el matrimonio desaparecido.
La dificultad de determinar la localización del barco estriba, por una parte, en la escasez de medios con los que cuentan las autoridades egipcias y, por otra, en que el capitán no dio la señal de socorro a las autoridades marítimas antes del hundimiento.
Israel Pérez y María Lourdes González, de 33 años, están en paradero desconocido desde el jueves tras el hundimiento de un barco de submarinismo en el que viajaban con otros 12 buceadores españoles, que lograron salvarse, en las costas egipcias del sur de la península del Sinaí.
Según los relatos de los supervivientes, una vía de agua, la rapidez con la que ocurrió todo y el hecho de que ni el capitán ni la tripulación hubieran dado la voz de alarma, fueron las principales causas de la tragedia.
Los padres de los desaparecidos han solicitado reunirse hoy en la capital egipcia con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que viaja esta tarde a Egipto y Arabia Saudí.