Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños que ven a sus padres beber tienen más riesgo de ser bebedores compulsivos

Según el informe, elaborado por la Fundación Joseph Rowntree, los jóvenes que ven habitualmente a sus padres o a miembros cercanos de la familia consumir alcohol son más propensos a ser bebedores compulsivos de mayores.
Tal y como señalan los investigadores, los adolescentes tienen el doble de probabilidades de consumir más alcohol si son testigos de la misma práctica en alguien cercano a su entorno, según publica el Daily Mail.
Así, los expertos ponen de manifiesto la "vital importancia" del buen ejemplo de los padres para evitar prácticas negativas en los adolescentes.
La investigación señala que uno de cada cuatro niños de 13 a 14 años se ha emborrachado alguna vez en su vida, una tasa que se duplica a más de la mitad de los menores si se habla de la franja de entre 15 y 16 años.
A los 16, cuatro de cada cinco alumnos han estado ebrios "en muchos casos", aseguran los investigadores.
Una portavoz de la fundación que ha elaborado el estudio asegura que "la investigación muestra que tanto lo que dicen los padres como lo que hacen tiene fuerte impacto en los adolescentes".