Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición iraní mantiene las protestas cuando la vía legal se va agotando

La marcha de este miércoles ha sido convocada a través de un comunicado divulgado en Internet, vía correo electrónico, en nombre del principal líder de la oposición, Mir Husein Musaví. Musaví no aparece en público desde que el pasado viernes asistiera al sermón junto al líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí, pero para la manifestación de este miércoles se anunciaba su presencia y la de su esposa, Zahra Raharnavad, convertida durante la campaña en una de las estrellas de estas controvertidas elecciones. Sin embargo, casi al mismo tiempo, en la página web del aspirante derrotado se advertía a sus seguidores de que la concentración no estaba respalda por Musaví.
Aún así, cerca de medio millar de personas han intentado reunirse frente al Parlamento iraní, en el centro-sur de Teherán, para manifestar, por décimo día consecutivo, su desacuerdo con los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio. Allí miles de efectivos antidisturbios y grupos de milicianos islámicos "Basij" armados con palos y barras de hierro, han usado su violencia para dispersarles. Incluso han empelado gases lacrimógenos.
Y no solo de violencia se ha armado la Policía iraní, sino también de teléfonos móviles. Muchos manifestantes han visto sus teléfonos móviles confiscados. La policía quiere conseguir información de futuras protestas.
Protestas y violencia que siguen siendo las protagonistas en las calles de Teherán. Y es que es prácticamente la única vía que le queda a la oposición. La vía legal poco a poco se está agotando. El recuento parcial de votos no ha aportado ninguna novedad. El régimen ha anunciado este miércoles que esa revisión ha confirmado la victoria del actual presidente Mahmud Ahmadineyad.
Irán no irá a la cumbre del G8
Mientras la presión en el interior no cesa, Irán mantiene sus alegaciones de complot contra países occidentales, en especial contra Estados Unidos y el Reino Unido, a los que acusa de urdir una trama para propiciar lo que denomina como una "revolución de terciopelo". Este miércoles el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, ha confirmado la expulsión de dos diplomáticos británicos y ha dado a entender que su país planea rebajar el estatus de sus relaciones con Londres.
Todas estas razones parecen ser las culpables de que Irán no asista a la cumbre del G8 que se celebra desde este jueves 25 al sábado 27 de junio en Italia, tal como ha declarado el ministro iraní de Asuntos Exteriores.