Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición iraní pone en duda la neutralidad del Consejo de Guardianes

Las protestas en Irán llegan a su selecciónReuters
En Irán, el Consejo de Guardianes es un órgano designado directamente por el Líder Supremo, el ayatolá Ali Jamenei, y se sitúa por encima del Gobierno como "guardián de la revolución" asegurándose que se respeta el derecho islámico. Aunque este organismo es 'sagrado', miembros del equipo del ex candidato a la Presidencia Mir Hosein Musavi comienzan a poner en duda su imparcialidad.
Así, el director de su Comité para la Salvaguarda de los Votos, Alí Akbar Mohtashamipur, ha afirmado que "por los actos que se han llevado a cabo, el pueblo no confía en el Consejo de los Guardianes y, por lo tanto, no puede supervisar" las quejas que hemos presentado.
Mohtashamipur ha explicado que la "falta de imparcialidad" se debe a que hay miembro que apoyan claramente a Ahmadineyad. Como ejemplo ha puesto a Gholam Hosein Elham, ministro de Justicia y portavoz del Gobierno.
Muestras del fraude
Además, desde la oposición siguen aportándose pruebas del fraude electoral. Desde la candidatura de Musaví se explica que en algunas circunscripciones electorales "los votos emitidos superan el número de electores". Además apuntan a que los colegios cerraron dejando a miles de electores sin la posibilidad de ejercer su derecho, cuando la ley marca que se deben aceptar los votos mientras haya votantes presentes.
Otro de los candidatos derrotados en las elecciones Mohsen Rezaeí ha obtenido pruebas del fraude electoral y sostiene que hay una diferencia de 218.149 votos en los sufragios atribuidos a su candidatura por el Ministerio del Interior.
Sin embargo el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, insiste en que las elecciones fueron limpias. "Las elecciones han sido un hito más para la República Islámica. Un referéndum en el que 40 millones de iraníes han ratificado los fundamentos de la República Islámica. Han sido estos fundamentos los que han sido apoyados con los votos", ha concluído.
Las protestas
Mientras continúan las disputas políticas los ciudadanos siguen mostrando su descontento con el pucherazo saliendo a las calles portando el verde de la candidatura de Musaví y carteles de ¿dónde está mi voto?. Este miércoles, miles de proreformistas han vuelto a salir a las calles.
Las manifestaciones causaron este lunes al menos ocho muertos (el Gobierno ha confirmado este miércoles la octava muerte). Aunque el martes las protestas fueron pacíficas. Para este jueves se esperan manifestaciones multitudinarias. Ya que Musaví ha convocado para el jueves un día de manifestación y duelo por las víctimas de la represión policial durante los últimos días anuanciado su más que posible presencia.
Obama opina de Musaví
Por otra parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha considerado que las diferencias políticas entre el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y el ex candidato opositor Mir Husein Musavi, no son tan grandes.
Obama ha destacado la importancia de "entender que, de cualquiera forma, estamos tratando con un régimen en Irán que es hostil a Estados Unidos". Y ha añadido que tiene "un amplio interés en no permitir que tengan poder nuclear y financien el terrorismo".