Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La opinión de Gabilondo: 19 de marzo

"La estructura de la España autonómica es una partitura política endiablada, de dificilísima ejecución"
Buenas noches,
Cuatrocientas mil personas salieron ayer a las calles de Murcia para decir sí al trasvase y sí al mantenimiento del acueducto Tajo Segura. Nunca se había conocido en la región una manifestación de esa importancia. No ocurrió, pero hubiera podido ocurrir, que otro gentío saliera a la calle en Castilla la Mancha para decir lo contrario y exigir lo que su nuevo estatuto propone: poner fin al acueducto en el año 2015. Unos y otros manejan razones respetables, el enfrentamiento es trasversal a los partidos. En un lado, unidos, los populares y socialistas de Valencia y Murcia, en el lado contrario, unidos, los populares y socialistas de Castilla la Mancha, situación que de forma muy parecida nos encontramos, por ejemplo, en los desacuerdos entre autonomías por la financiación.
La estructura de la España autonómica es una partitura política endiablada, de dificilísima ejecución, y nuestros mandatarios han ido perdiendo destreza al interpretar, casi siempre y para casi todo, una tonada de la máxima simplicidad: Mi partido tiene razón, juega limpio y persigue el bien común; el tuyo no tiene razón, juega sucio y persigue turbios intereses. Con un silbato, de una única nota, queremos tocar el zapateado de Sarasate. Por eso, un conflicto tan complejo como el del agua bloquea los sistemas. Ni Zapatero ni Rajoy saben exactamente que hacer con "los nuestros" de Valencia y Murcia, y "los nuestros" de Castilla la Mancha. Y no digamos María Dolores de Cospedal, que es presidenta de los populares de Castilla la Mancha y también secretaria general de todo el PP, incluidos valencianos y murcianos...
La España autonómica no sólo va a necesitar un nuevo senado, del que tanto se habla y tan poco se hace. Nos obliga y nos va a obligar cada vez más a aprender política mayor a todos: políticos, periodistas y público en general. Si no lo hacemos, España será un país ingobernable