Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una operación policial en Indonesia acaba con el terrorista más buscado del sudeste de Asia

Operación antiterrorista en IndonesiaCNN+/Cuatro
Noordin Mohamed Top, el terrorista más buscado del sudeste Asiático y "cerebro" de la mayoría de atentados cometidos en la región, ha fallecido durante una operación policial en el centro de Java, en Indonesia, según ha anunciado el jefe de la Policía Nacional, Bambang Hendarso Danuri.
El jefe de la Policía ha confirmado la muerte de Noordin después de mantener una reunión con el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono.
Además del malasio Noordin, otros tres presuntos terroristas han perdido la vida y tres más han sido detenidos en la acción antiterrorista, la tercera de importancia desde el doble atentado del 17 de julio en Yakarta y que causó nueve muertos.
Intenso tiroteo
La operación policial duró siete horas y comenzó pasada la medianoche, cuando miembros del Destacamento 88, la unidad antiterrorista, rodearon la casa de campo en la que se ocultaban los sospechosos, situada en el barrio de Kertosari, a las afueras de la ciudad de Solo, en la región central de Java.
A raíz del asalto se desató un intenso tiroteo entre el grupo que se había atrincherado en la vivienda y las fuerzas de seguridad, y que fue seguido de al menos dos explosiones, una de ellas muy fuerte, según indicaron varios residentes.
Antes de la operación, las fuerzas de seguridad cortaron el suministro eléctrico de esta barriada del extrarradio de Solo, y considerada por la Policía como cantera potencial del terrorismo islámico y de sectas religiosas radicales.
Esta acción policial guarda ciertas semejanzas con la llevada a cabo por el pasado agosto también en la región central de Java, en la que también se asaltó una casa situada en el medio rural, y en la que murió al menos un presunto islamista.
El objetivo final de estas operaciones es capturar a Noordin Mohamed Top, presunto "cerebro" de casi todos los grandes atentados perpetrados en Indonesia en la última década, incluido el doble ataque de suicidas cometido el pasado 17 de julio en Yakarta, en el que murieron nueve personas.