Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ofensiva de Gadafi se recrudece

Arde una instalación petrolera en Ras LanufReuters
Los rebeldes que reclaman el fin del régimen de Muamar el Gadafi han anunciado este miércoles su vuelta a la ciudad de Bin Jawad, en la zona este del país, y han explicado que han comenzado a sufrir en esta localidad ataques aéreos y bombardeos por parte de las fuerzas leales al dirigente.
El portavoz del opositor Consejo Nacional Libio, Hafiz Ghoga, ha declarado en rueda de prensa en Benghazi que "las fuerzas revolucionarias han entrado en Bin Jawad y ahora son objeto de artillería pesada y ataques aéreos".
El movimiento rebelde había anunciado previamente desde sus oficinas en Benghazi, a través de altavoces, que las fuerzas opositoras habían ganado posiciones en Bin Jawad, ubicada unos 525 kilómetros al este de Trípoli. Cerca de las zonas de combate, el miliciano opositor Alamin Mashesh también ha confirmado que ahora las fuerzas rebeldes tienen Bin Jawad bajo su "control". "Hemos destruido cinco tanques con misiles y granadas propulsadas por cohetes", ha explicado.
Instalaciones petroleras en llamas
Mientras, el Gobierno libio y los rebeldes se han acusado mutuamente este miércoles de hacer estallar instalaciones petroleras en el este del país. Los rebeldes denuncian que las fuerzas leales a Muamar el Gadafi han atacado un oleoducto que lleva a Es Sider y lanzado bombas contra tanques de almacenamiento en la zona de Ras Lanuf, ambos en el este.
Por su parte, la televisión estatal atribuyó la explosión que ha afectado al tanque de almacenamiento a elementos armados "respaldados por Al Qaeda", mientras las fuerzas gubernamentales continúan su avance hacia Ras Lanuf, bajo control rebelde.
Un responsable de los rebeldes en Benghazi, segunda ciudad del país y donde tiene su sede el Consejo Nacional Libio, ha acusado a Gadafi fe jugar "un juego sucio" al atacar los oleoductos.

Al menos 40 muertos en Zawiya
Y la cifra de víctimas mortales sigue aumentando por los violentos enfrentamientos. Al menos 40 personas han muerto en los combates entre fuerzas leales al dirigente libio y rebeldes en la ciudad de Zawiya, en el oeste del país, según ha informado un médico, que ha precisado que podría haber más víctimas mortales.
Según la cadena Al Yazira, entre los efectivos de las fuerzas de Gadafi muertos en Zawiya figuran un general y un coronel. Entretanto, los habitantes de la ciudad han confirmado que los rebeldes la han abandonado, aunque planean volver a atacar posteriormente, y las fuerzas gubernamentales están en el centro, como había señalado anteriormente la televisión estatal.
Recompensa por la captura del líder del consejo rebelde
El régimen de Muamar Gadafi ofrece una recompensa de medio millón de dinares (unos 294.000 euros) por la captura del ex ministro de Justicia Musfatá Abdel Jalil, actual líder del rebelde Consejo Nacional Libio, según ha informado la televisión estatal.
La medida contempla, además, el pago de 200.000 dinares a quien proporcione información que lleve al arresto de Abdel Jalil, al que las autoridades libias describen como un "espía".
La alerta llega un día después de que el propio Abdel Jalil, presidente del gobierno 'de facto' establecido por los rebeldes en Benghazi, ofreciese a Gadafi un plazo de 72 horas en el que podría abandonar el poder sin ser perseguido por sus crímenes
Emisarios de Gadafi viajan a Europa
El ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, ha confirmado que aviones con emisarios del dirigente libio, Muamar el Gadafi, están volando hacia Bruselas con el fin de reunirse con representantes de la Unión Europea y de la OTAN.
"Dos aviones del régimen libio han partido de Libia con dirección a Bruselas para reunirse mañana y pasado mañana con la Unión Europea y la OTAN", ha señalado Frattini ante la Cámara de Diputados italiana.