Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres nuevos detenidos por la muerte del joven en la Feria de Abril

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en las últimas horas a tres jóvenes de entre 22 y 24 años, dos de ellos con antecedentes policiales, por su supuesta relación con el crimen perpetrado la madrugada del pasado viernes en la Feria de Abril de Sevilla. Un joven de 19 años vecino de Gines moría como consecuencia de una puñalada recibida en el marco de una reyerta a su vez derivada del robo de una chaqueta en el recinto ferial.
Mientras tanto, los dos jóvenes detenidos en el entorno de la calle Paseo de los Remeros durante la celebración de Feria han prestado ya declaración ante los agentes del Grupo de Homicidios que investigan el caso y la Policía Nacional espera poner este domingo a todos los detenidos en manos de la autoridad judicial. La Policía Científica, además, sigue examinando la hoja de arma blanca de 30 centímetros de longitud localizada esa misma noche en la calle Paseo de los Remeros, porque se considera el arma del crimen.
La víctima ya ha sido enterrada en su pueblo, Ginés, que sigue de luto, y lo hará hasta el lunes a petición expresa del alcalde, Manuel Camino. Por su parte, los padres del joven han hecho llegar a la prensa que confían en la "justicia divina"
Robo, persecución y muerte
De las diligencias practicadas hasta el momento por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, se desprende que los hechos comenzaron pasadas las 03,00 horas del viernes en el entorno de la calle Paseo de los Remeros, en el sector occidental de Real de la Feria de Abril y junto a las instalaciones del Club Náutico.
Alguno de los ahora detenidos habría robado una chaqueta o una sudadera a uno de los amigos de la víctima de origen colombiano pero nacionalidad española gracias a su adopción cuando aún era un niño.
Tras la sustracción, se habría producido una persecución a la búsqueda de la prenda robada hasta que ambas partes llegaron al cuerpo a cuerpo en el Paseo de los Remeros, donde el fallecido habría recibido una puñalada en la zona izquierda del tórax, justo en el corazón. Una ambulancia trasladaba al muchacho hacia el hospital cuando sufrió una parada cardiorrespiratoria durante el trayecto y murió al poco de ingresar en el citado centro hospitalario.
Al poco, agentes de la Policía Nacional detenían en el propio Paseo de los Remeros a dos jóvenes relacionados con los hechos, con antecedentes policiales a sus espaldas por lesiones con arma blanca.