Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un nuevo atentado en Peshawar, deja al menos 10 muertos y 25 heridos

Al menos diez personas han muerto hoy y 25 han resultado heridas en un atentado suicida en las inmediaciones de un puesto de control de la Policía en la ciudad de Peshawar (noroeste de Pakistán).
Un suicida fue detenido por las fuerzas de seguridad en la zona de Pishtakara de la capital de la conflictiva Provincia de la Frontera del Noroeste, momento en el que detonó la carga explosiva que portaba en su vehículo, explicó la fuente.
Pishtakara está situada en el sur de Peshawar y es uno de los principales puntos de entrada a la ciudad desde las áreas tribales fronterizas con Afganistán.
Los heridos fueron trasladados al mayor centro médico de la urbe, el hospital "Lady Reading", mientras que la Policía acordonó la zona del ataque, informaron diversos medios paquistaníes.
En un comunicado, el ministro de Exteriores paquistaní, Shah Mehmud Qureshi, ha condenado el atentado y ha asegurado que "estos actos de barbarie e inhumanos sólo conseguirán fortalecer el compromiso" del Gobierno "de luchar contra el terrorismo".
Peshawar se ha visto sacudida por atentados cinco de los seis días de la semana actual; ayer mismo, un potente atentado suicida contra la sede regional de la principal agencia de los servicios secretos dejó trece muertos y decenas de heridos.
Pakistán atraviesa una ola de violencia terrorista desde principios de octubre con una veintena de ataques contra mercados, edificios de las fuerzas de seguridad o autoridades políticas y militares en los que han fallecido al menos 448 personas, la gran mayoría civiles. Muchas de estas acciones han sido reivindicadas por la insurgencia talibán.
El Ejército paquistaní lleva a cabo una gran ofensiva contra los integristas en la región tribal de Waziristán del Sur, el feudo máximo de los talibanes en el país, y desarrolla operaciones menores en varios distritos cercanos.