Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo Reina Sofía abre sus puertas

Más de mil obras expuestas: 137 incorporaciones y 400 novedades procedentes de los almacenes, 38 salas de exposición y 7.500 metros cuadrados de superficie útil. Esta es la nueva reorganización del Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía que inaugura este miércoles la Infanta Elena.
La nueva mirada del museo trata de presentar una narración que arranca con la modernidad y llega hasta nuestros días. El director del Museo, Borja Villel, propone una contextualización de los distintos momentos artísticos en la historia y cultura material de los siglos XX y XXI. Según Villel, en esta nueva visión del arte contemporáneo se va a desarrollar "la búsqueda de conceptos".
La nueva mirada del Reina Sofía
Así, el Museo Reina Sofía ha dispuesto sus salas en torno a tres grandes ejes: los años 30, los años 60 y la actualidad. El nuevo recorrido arranca en la Planta 2 del edificio Sabatini a finales del siglo XIX planteando los conflictos entre una modernidad dominante entendida como progreso y sus múltiples descontentos.
A continuación, la Planta 4 alberga el arte de la posguerra hasta los años 60. Este tramo se ha completado con los trece grabados de los "Desastres de la guerra" de Goya junto a la pintura de "Garrote vil", de Ramón casas, "Cuerda de presos" de José María López Mezquita, fotos de Alfonso y la proyección "Salida de la fábrica" de los hermanos Lumiere. También están expuestos cuatro grabados pertenecientes a "Los Caprichos" y otros tres a los "Disparates".
Esta parte finaliza en una sala dedicada a Miró, a Picasso y a las obras españolas durante la dictadura franquista. A continuación, el recorrido pasa al edificio Nouvel donde se muestra la mayor parte de las obras nuevas. En final del recorrido "conceptual" está en la Planta 0 donde se encuentran las obras desde la Transición hasta la actualidad entre las que destacan "Lo vi en Bolonia" de Juan Muñoz y dos esculturas de gran formato de Richard Serra: "Equal-Parallel: Guernica-Bengasi" e "Inversion".