Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nieve deja paso a fuertes lluvias y vientos

El viento azota GaliciaCuatro
La borrasca atlántica que ha empezado a entrar por el oeste de la Península hacia el este está dejando una situación "típica" de temporal de lluvias atlánticas, cuyas precipitaciones más fuertes se registrarán en el noroeste y en Andalucía occidental, al tiempo que elevará los termómetros de forma moderada, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
Los termómetros subieron desde el pasado lunes aproximadamente ocho grados centígrados en el conjunto de España y mañana se prevé que aumenten otros cuatro grados más. En el norte, las máximas podrían llegar hasta los 14 grados centígrados en Galicia, entre los 8 y 9 grados en el centro y Madrid, mientras que en el sur de la Península se espera que el mercurio alcance los 18 o 19 grados centígrados. Incluso se pueden sobrepasar los 20 grados centígrados en algunos puntos de Andalucía.
Desaparecen las heladas
AEMET prevé que el fin de semana desaparezcan las heladas en casi toda España, aunque hasta entonces, mañana miércoles llegará otra nueva borrasca por el oeste y las lluvias irán despareciendo de oeste a este hasta que el viernes haya un tiempo seco en "prácticamente" todo el país.
Con esta situación, en el mar se prevén malas condiciones, especialmente en el norte de España, donde estará "bastante revuelto esta semana".
La circulación, casi reestablecida
Un total de 19 tramos de carretera y 15 puertos de montaña permanecían a última hora de la tarde cerrados al tráfico debido a la nieve caída sobre la calzada, aunque la circulación por la red de carreteras ha mejorado respecto a los últimos días, especialmente en la red principal.
Alrededor de las 19.00 horas, ningún tramo de carretera ni ningún puerto de la red principal estaba cerrado, aunque en el Puerto de Somport (Huesca) eran necesarias las cadenas para circular.
En el resto de la Red de Carreteras del Estado, a esa hora la nieve complicaba la circulación en la N-230 a la altura de Aren (Huesca), la N-260 en las proximidades de Boltaña y Broto (Huesca) y en la N-420 cerca de Gandesa (Tarragona).
Peor estaba la situación en la red secundaria, en donde el temporal continuaba dificultando el tráfico de vehículos en 97 tramos de carretera de Albacete, Asturias, Avila, Burgos, Castellón, Gerona, Guadalajara, Huesca, León, Madrid, Palencia, Segovia, Tarragona, Teruel, Valencia y Zaragoza.
Además, también en la red secundaria, 15 puertos de montaña estaban cerrados y en otros 15 eran obligatorias las cadenas en las provincias de Asturias, Burgos, Cantabria, Granada y Huesca. Por otro lado, la lluvia que continuaba cayendo en algunas zonas del sur de la Península obligó a cerrar 14 tramos de carreteras en Badajoz, Cádiz, Ciudad Real, Granada, Huelva y Sevilla.